Tim Tebow, el quarterback estrella en EE. UU. que pudo ser abortado, hoy ayuda a niños con problemas

Si mencionas el nombre de Tim Tebow a los seguidores del fútbol americano, probablemente se oiga una ovación, el mismo apluso que entonará la comunidad provida, porque no solo es un reconocido quarterback en Estados Unidos, sino también un gran defensor de la vida humana.

Gracias a la fama y los recursos económicos que le ha dado el fútbol americano, Tebow ha creado una fundación que lleva su nombre, con la que está ayudando a niños necesitados de todo el mundo.

Tebow tiene claro cuál es su objetivo: “Tenemos que volver a una nación que trabaje para Dios y tenemos que ser los mejores modelos de conducta para los niños”. Esta enseñanza le viene de familia. Sus padres, misioneros y trabajadores sociales, criaron a Tim y a sus cuatro hermanos en la fe cristiana.

De hecho, Tim nació en Filipinas, mientras sus padres trabajaban en un proyecto para levantar un hospital. Antes de quedarse embarazada, su madre contrajo disentería amebiana una enfermedad intestinal causada por un parásito y que la dejó en coma.

Cuando despertó descubrieron que estaba embarazada y los médicos la intentaron convencer para que abortara, puesto que el feto se había desprendido de la placenta y el bebé corría el riesgo de morir en el parto.

Tim Betow junto a su madre
Tim Betow junto a su madre

Su madre se negó, y fue recompensada con un bebé sano. A los dos años de edad volvieron a Estados Unidos y sus padres decidieron que sus hijos se criaran en casa. A los 16 años, Tim comenzó a jugar al fútbol americano de forma profesional, pero nunca dejó de ayudar a sus padres en proyectos humanitarios.

Fue en 2010 cuando quiso aportar todo lo que le habían enseñado a través de la Fundacón Tim Tebow, una organización que trabaja por el bienestar de niños con multitud de necesidades. Bien sean huérfanos, discapacitados, enfermos de cáncer o niños sin recursos, la fundación hacen todo lo posible para ayudarles.

Así logró que un niño sordo fuera adoptado por una viuda

Una de los cientos beneficiados ha sido Christine Mullican que con la ayuda de la fundación ha cumplido su sueño de adoptar al pequeño Alex de cuatro años. Christine ha contado a través de este vídeo su historia.

“Siempre quise adoptar, formar una familia. Mi marido Joel y yo trabajamos durante años para poder darle a un niño un hogar. Cuando conocimos a Alex nos conmovimos”, relata la madre.

La madre biológica de Alex, natural de China, le abandonó al nacer porque era sordo, una enfermedad que aunque es tratable, en la sociedad china es una deshonra, por eso le abandonó en una estación de tren.

“Solo podía pensar en Alex, quería darle un hogar, desde ese momento sabía que ya era mi hijo, por lo que mi marido buscó otro trabajo para poder pagar los elevados gastos de adopción”, cuenta Christine.

Sin embargo, Christine sufrió un duro revés. Su marido falleció repentinamente de una embolia pulmonar.

“Se me vino el mundo abajo, caí en depresión, pensaba que yo sola no podría seguir adelante. Pero Alex seguía en mi cabeza, no podía defraudarle, pero no tenía los recursos económicos para seguir con los trámites de adopción, y me aseguraron que siendo viuda lo tendría más complicado”, asegura.

Christine consiguió adoptar a Alex gracias a la fundación de Tim Betow
Christine consiguió adoptar a Alex gracias a la fundación de Tim Betow

Es ahí donde entra el papel de la Fundación, Christine les escribió un email contándoles su situación y en seguida les ofrecieron su ayuda. Una voluntaria le ayudó en las gestiones, pagaron todos los gastos de adopción y consiguieron llevar a Christine a China para que conociera al pequeño.

“El día que llegué para conocer a Alex, me temblaba todo el cuerpo, estaba muy nerviosa cuando vi a Alex me estaba mirando fijamente, estaba asustado, pero pronto comenzó a sonreír”, recuerda su madre.

“Alex es la alegría de mi vida, desprende tanta energía y alegría…es el mejor recordatorio de que mi marido sigue con nosotros”, asegura.

Alex oye por primera vez la voz de su madre/TimTebowFoundation
Alex oye por primera vez la voz de su madre/TimTebowFoundation

Tras firmar los papeles de adopción, la fundación siguió en contacto con Christine y se han ofrecido a pagar los gastos médicos para tratar la sordera de Alex, que pudo escuchar por primera vez la voz de su madre gracias a un tratamiento.

Noticias relacionadas