Testimonio provida: Decidió no abortar hija enferma que ya ha cumplido su primer año

Según los médicos, Naomi Joy Baker no iba a sobrevivir en el vientre de su madre. En la semana 23 de embarazo un ultrasonido reveló un diagnóstico desesperanzador: la placenta no estaba unida al útero y por lo tanto el bebé no estaba recibiendo la nutrición suficiente para desarrollarse.

Según publica Live Action News, los médicos comunicaron a Angela y Michael Baker que su hija tenía unas altas probabilidades de morir antes de nacer. Los padres quedaron destrozados con la noticia y buscaron una segunda opinión. Acudieron al Hospital de San Francisco especializado en cuidado neonatal, sin embargo, tampoco encontraron consuelo, el diagnóstico siguió siendo el mismo, su bebé no se estaba nutriendo como debería y pronto lo perderían.

Fue entonces cuando los médicos les impusieron el aborto como única opción, según ellos no había nada que salvara a la niña. Pero no aceptó, para Angela la vida de su hija tenía un sentido, un propósito y el aborto no estaba justificado.

La madre sostiene a su hija antes de salir del hospital/Facebook
La madre sostiene a su hija antes de salir del hospital/Facebook

Angela continuó con el embarazo en un ambiente de reposo absoluto. Sin embargo, otro obstáculo se les presentó. Semanas después, diagnosticaron a la madre con preeclampsia,una complicación médica en el embarazo que produce entre otras cosas presión arterial, aunque puede desembocar en graves daños en el corazón, riñones e hígado.

Esta es la complicación del embarazo más común y más complicada a la vez, por lo que se precisa de una rápida atención médica. De nuevo los médicos de la familia Baker les presionaron para abortar, porque si su hija ya sufría desnutrición prenatal, con esta nueva enfermedad no solo estaba en peligro la vida del bebé sino que la madre también estaba arriesgando su vida. Ambas podían fallecer.

Pero Angela asumió con valentía lo que los médicos no querían afrontar, y si ellos le presionaron dos veces para abortar, ella se negó dos veces.

La recién nacida agarra el dedo de su padre desde la incubadora/Facebook
La recién nacida agarra el dedo de su padre desde la incubadora/Facebook

“Estuve horas argumentando con los médicos mi decisión, y me dijeron que en mi caso estaba justificado el aborto porque era mi salud la que estaba en peligro, ‘la ley está de tu parte’ me dijeron, pero yo sentía en mi vientre las patadas de mi hija y sabía que era lo que tenía que hacer, me daba igual morir en el intento, tenía fe en que mi hija viviría”.

Su historia traspasó los pasillos del hospital y llegó a oídos del doctor Yup, un pediatra provida de origen coreano quién se ofreció para ayudar a los Baker. Angela confió en él y el doctor Yup se esforzó para que la salud de ambas mejorara.

Naomi nació con solo 364 gramos y pasó en la incubadora más de cuatro meses para recuperarse/Facebook
Naomi nació con solo 364 gramos y pasó en la incubadora más de cuatro meses para recuperarse/Facebook

Después de una semana de analíticas, el doctor Yup observó que la niña no aguantaría mucho más en el vientre, por lo que sometió a Angela a una cesárea de urgencia. Naomi nació con un bajo peso abrumador, solo 364 gramos. Estaba en peligro de sufrir hemorragia cerebral, parálisis, ceguera, sordera e incluso parada cardíaca.

Naomi pasó un total de 142 días en una incubadora, fue operada dos veces, una para cubrir un agujero en el intestino y otra por una hernia. Durante su incubación, la pequeña sufrió un colapso en los pulmones y durante un tiempo estuvo intubada, en ese momento el médico solo esperaba el momento en el que falleciera, no sabía si saldría adelante.

Naomi superó todos los obstáculos médicos /Facebook
Naomi superó todos los obstáculos médicos /Facebook

Sin embargo, Naomi sorprendió a todos, pronto sus pulmones empezaron a responder, su peso mejoró y sus órganos respondían con normalidad. Pronto la recuperación fue total y aunque todavía necesita cuidado médico especial, la pequeña está bien.

La decisión de seguir adelante con el embarazo les ha traído su recompensa, el 1 de julio Naomi ha cumplido su primer año de vida, la celebración ha sido por todo lo alto, la alegría de esta madre porque su hija ha llegado tan lejos, no se puede expresar con palabras.

Angela prueba el método canguro con su hija/Facebook
Angela prueba el método canguro con su hija/Facebook

El uno de julio celebramos una fiesta de superhéroes en honor a Naomi. Ella es la heroína de la casa. En verdad ha sido la primera reunión familiar que ha tenido Naomi, porque desde que nació hemos estado casi todo el tiempo en el hospital y muchos familiares no la habían llegado a conocer”, ha asegurado su madre.

El doctor Yup está muy contento con el progreso de la pequeña. “Hace unos días empezó a gatear, ya no necesita oxígeno artificial, neurológicamente funciona correctamente. Es un poco pequeña para su edad, pero ya lo preveíamos. Está perfectamente”.

El viaje de Angela y Naomi durante el primer año de vida de la pequeña/Facebook
El viaje de Angela y Naomi durante el primer año de vida de la pequeña/Facebook

Noticias relacionadas