Mostrar imágenes explícitas aumenta el rechazo al aborto en un 90 por ciento

El Centro Canadiense para la Reforma Bioética (CCBR por sus siglas eninglés) ha publicado un estudio que muestra cómo la inmensa mayoría de los encuestados cambia su opinión sobre el aborto tras ver imágenes del estado del bebé tras realizar la operación.

El estudio, llamado ‘Análisis estadístico sobre la efectividad de fotografías de las víctimas del aborto en el activismo provida’, se apoya en una encuesta con una muestra de 1.700 personas. Los resultados demuestran que tras visualizar las imágenes de las víctimas “se produce un cambio muy significativo en la visión del mundo a favor de la vida”, explica la investigadora principal del proyecto, la doctora Jacqueline C. Harvey.

Harvey explica que tras ver las imágenes de las víctimas del aborto, los bebés, existe “un grado de disminución de la permisividad y del liberalismo hacia la ley del aborto, se trata de una ganancia muy significativa desde el punto de vista provida”.

La doctora resume esta victoria en cinco puntos clave:

  • El 90 por ciento de los encuestados asegura que tras ver las imágenes han aumentado sus sentimientos negativos hacia el aborto.
  • Un 30 por ciento de los encuestados se declara a favor de la vida tras ver las fotografías de los bebés abortados.
  • Disminuye de manera significativa aquellos que se identifican a favor del aborto.
  • Estadísticamente, supone un aumento del 17 por ciento de una visión provida a nivel mundial.
  • El grado de permisividad hacia el aborto y a los límites gestacionales establecidos ha disminuido sustancialmente, concretamente en un 15 por ciento, con respecto al aumento del apoyo a favor de la vida.

Según informa LifeSiteNews, el objetivo principal del estudio es que la sociedad cambie su postura, sentimiento y forma de pensar sobre el aborto. Se pretende concienciar a los ciudadanos de que oponiéndose a ello, se pueden salvar miles de vidas inocentes.

El aborto: una discusión política

La investigadora sostiene que un análisis adicional ha revelado que el aborto no se consideraba un asunto social sino más bien político. “La opinión se dividía entre aquellos que apoyan el aborto y por tanto, piden que no haya ninguna restricción legal y los que piden su prohibición total”, explica Harvey.

Ahora, añade que tras la publicación del estudio, es posible que la gente vote a los candidatos políticos “en función de que estén dispuestos y sean capaces de promulgar leyes que verdaderamente salven vidas”.

Por su parte, la directora de Ciudadanos para una Sociedad Pro-Vida, la doctora Mónica Miller, considera que este estudio va a resultar muy útil a la sociedad “para cerrar el debate sobre el uso de las fotografías de las víctimas” para el movimiento provida.

Además considera que “después de haber tomado los cuerpos de las víctimas del aborto en la basura y haber fotografiado centenares de bebés, estoy firmemente convencida de que son esenciales para cambiar el corazón y la mente de la sociedad y ahora, tenemos un estudio que demuestra que así podemos conseguirlo”.

Y además, sostiene que este estudio “es el primero que se realiza tras varias décadas de debate entre los provida sobre si es eficaz mostrar públicamente imágenes de las víctimas del aborto”.

Noticias relacionadas