La ‘conversión’ de Trump: de defender el aborto a declararse ‘provida’

De defensor del derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo a candidato pro-vida que pide la retirada de financiación pública al gigante del aborto Planned Parenthood. Donald Trump, el candidato republicano que aspira a la Presidencia de Estados Unidos, ha cambiado radicalmente su postura respecto al aborto en los últimos años.

En diciembre de 1999, Trump se mostraba partidario del “derecho al aborto” y defendía en una entrevista en el programa ‘Meet the Press’ el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo. “Creo que es una decisión personal que debe dejarse a las mujeres y sus médicos”, aseguró en aquel momento, al tiempo que se manifestó radicalmente “pro-choice”.

Tan sólo un año después, aunque seguía defendiendo “el derecho de la mujer a decidir”, el magnate se empezó a mostrar “incómodo” con los procedimientos utilizados en los abortos. Él mismo confesó que, tras haber consultado a dos médicos respecto al aborto por nacimiento parcial, era partidario de prohibir este procedimiento.

Diez años más tarde, en la Conferencia de Acción Política Conservadora de febrero de 2011, Trump se mostró como un posible candidato presidencial del Partido Republicano. En su discurso, abogó por el fin del Obamacare, la ley sanitaria impulsada por el presidente Barack Obama, y aseguró estar a favor de la vida y en contra del aborto.  

En diez años, el magnate había cambiado su postura a favor del aborto y se mostraba ante el mundo como un defensor del derecho a la vida. Él mismo reconoció este cambio en unaentrevista en la CBN, en la que explicó las razones que le habían llevado a defender la vida del no nacido.

“La mujer de un amigo estaba embarazada y él no quería al bebé. Él estaba llorando mientras me contaba la historia. Finalmente tuvo al bebé y es lo más grade que le ha pasado”, relató Trump, al tiempo que aseguró que las historias de este tipo que había conocido le habían cambiado.

Esta evolución de la postura de Trump en relación al aborto salió a relucir en un debate de los candidatos a la nominación republicana emitido por Fox News en septiembre de 2015. Durante el debate, el magnate fue interrogado acerca de sus declaraciones en los años 90, cuando apoyaba incluso el aborto por nacimiento parcial.

“He evolucionado en muchos temas en los últimos años”, explicó Trump, que hizo referencia a la evolución que también había tenido el presidente Ronald Reagan.  “Desde entonces, he evolucionado mucho y estoy muy, muy orgulloso de decir que soy pro-vida“, culminó su intervención un candidato que hoy ha conseguido desbancar a sus principales rivales en las primarias republicanas.

A pesar de su “conversión” a la causa provida, Trump ha seguido defendiendo que el aborto sea legal en tres supuestos: violación, riesgo para la salud de la madre e inviabilidad del feto.Este es el motivo por el que algunos de los principales líderes provida miran con recelo al candidato republicano y no confían en que su defensa de la vida no sea más que un ardid político.

Desde las asociaciones provida se criticaba, además, que Trump no hubiera condenado públicamente al gigante del aborto Planned Parenthood, responsable de la mayor parte de los abortos en Estados Unidos. Es más, Trump llegó a afirmar que, si bien Planned Parenthood tenía que dejar de financiar abortos, también hacía muchas cosas positivas en favor de las mujeres. Con estas declaraciones, parecía cerrar la puerta a una de las principales reivindicaciones de la causa provida en Estados Unidos en los últimos meses: la retirada de financiación pública a Planned Parenthood.

Sin embargo, en octubre de 2015 los estadounidenses pudieron ver al candidato republicano abogando por la retirada de fondos públicos a la principal organización abortista del país. “Debe retirarse toda financiación a Planned Parenthood”, aseguró ante la sorpresa de quienes habían vaticinado que esas palabras jamás serían pronunciadas por Donald Trump.

Trump ha llegado a prometer en los últimos meses, teniendo presente su objetivo de manifestarse como un candidato pro-vida, que apoyará el proyecto de ley que pretende retirar la financiación pública a Planned Parenthood, después de que la organización haya sido acusada de traficar con los órganos del bebés abortados en sus clínicas.

Noticias relacionadas