¿Está dando Estados Unidos la espalda al aborto?

Hace apenas una semana, Mississippi cerraba el último centro abortista que quedaba en todo el estado. De esta forma, se convertía en el primero de Norteamérica en desvincularse por completo del asesinato de los no nacidos, algo a lo que –según vaticinan los últimos cambios legislativos en toda la nación- se sumarán muchos otros estados en un futuro no muy lejano.

A este último centro abortista -situado en la ciudad de Jackson- se le retiró la licencia debido a que no cumplía los requisitos mínimos exigidos por la ley que obligaba a los trabajadores a presentar el título de ginecólogos activos en el Estado. Esta ley fue aprobada por el gobernador Phil Bryant, quien anunció el fin del aborto en Mississippi como una de sus promesas electorales.

Anestesiar a los bebés, otro paso hacia adelante

Phil Bryant no es el único gobernador que lucha a favor de la vida en un país cuyo Gobierno apoya y financia al mayor gigante del aborto y del negocio de la muerte, Planned Parenthood. Un ejemplo es el del gobernador de Utah, Gary Herbert, que el pasado mes de marzo aprobó una ley que obliga a anestesiar a los bebés antes de practicar un aborto, con el fin de que no sientan dolor durante el proceso.

El momento en el que el feto es capaz de distinguir distintas sensaciones, como el dolor, ha sido debatido por científicos desde hace años. Sin embargo, informes recientes afirman que entre la octava y la décima semana de vida ya se puede detectar la actividad del tálamo, donde se encuentra el centro del dolor, un fundamento que pone en jaque el argumento de aquellos que defienden la legitimidad del aborto con la supuesta indiferencia del bebé ante los métodos utilizados por los abortistas.

Protección de los niños Síndrome de Down

Indiana se ha convertido en el segundo estado que ha prohibido abortar a los fetos con Síndrome de Down en Estados Unidos. Dakota del Norte fue el primer estado en proteger la vida de los niños a los que se les diagnosticaba esta enfermedad durante el embarazo, y ahora el estado de Indiana ha decidido seguir sus pasos en la defensa de un colectivo que está siendo sistemáticamente eliminado antes de nacer.

La ley 1337 promulgada por el gobernador de Indiana no sólo prohíbe el aborto por discapacidad del feto, sino también por motivos de raza, sexo o ascendencia. El objetivo, explican los promotores de esta ley, es proteger a los no nacidos de ser asesinados en el vientre de sus madres por tener una discapacidad o una determinada raza.

Adiós a Planned Parenthood

Desde que se aprobó la sentencia del caso Roe-Wade en 1973, que abrió la puerta al aborto en todo Estados Unidos, Planned Parenthood lleva a sus espaldas más de 7 millones de asesinatos de niños no nacidos, una actividad que cubre con más de 500 milllones de dólares que proceden del gobierno federal de Estados Unidos.

Sin embargo, el escándalo de Planned Parenthood ligado a los vídeos publicados por el Centro para el Progreso Médico en los que se podía ver a los empleados del centro abortista vendiendo los órganos de los bebés abortados, ha sido el detonante para que, paulatinamente, diferentes estados de Norteamérica se hayan ido adhiriendo a la larga lista de estados que han dejado de financiar al gigante abortista, que ya cuenta con 12.

Alabama, Indiana, Arkansas, Louisiana, New Hampshire, Utah, Texas, Wisconsin, Norte de Carolina, Kansas, Florida y Ohio han sido los estados en los que el centro liderado por la estadounidense Cecile Richards ha dejado  de recibir ayuda estatal. El fin del negocio de la muerte amparado por el Gobierno de Obama se divisa en el horizonte.

Mayor concienciación

Otros estados están aprobando distintas leyes que amparan y protegen los derechos del no nacido. Es el ejemplo de Missouri, donde el pasado mes de abril se aprobó una resolución que reconocía a estos bebés como seres humanos en la Constitución.

Por su parte, el estado de Kansas ha sido el primero en prohibir por ley el “aborto por desmembramiento”, uno de los métodos abortivos más crueles que suele practicarse en el segundo trimestre del embarazo.

¿Está cambiando Estados Unidos respecto al aborto? Las recientes leyes a favor de los derechos del no nacido, la prohibición de abortar a los niños Síndrome de Down, la obligación de anestesiar al feto o la creciente desvinculación del gigante abortista Planned Parenthood indican que así es.

Noticias relacionadas