Chile: Prohiben manifestación provida con ecografías en vivo

Uno de los actos que estaban en el programa de la Celebración por la Vida del 3 de septiembre en el Paseo Bulnes —la cual convocó más de 100.000 personas— era mostrar en vivo ecografías de mujeres embarazadas. Sin embargo, desde la Intendencia de Santiago liderada por el DC, Claudio Orrego, lo prohibieron amenazando con suspender el evento convocado por las iglesias cristianas. Además, prohibieron poner mesas para recolectar firmas. Hablamos con la Intendencia y esta fue su respuesta.

Gabriela Vásquez, de la organización “Amigos del Maule por la Vida”, fue contactada por la organización de la Celebración por la Vida para que el día 3 de septiembre se subiera al escenario con el objetivo de mostrar a su hijo no nacido a través de una ecografías. Ella accedió feliz. Sin embargo, al llegar a la actividad junto a su marido les informaron que la Intendencia había prohibido la iniciativa.

En una reunión con la organización del evento, la Intendencia —con representantes de la Municipalidad de Santiago conducida por Carolina Tohá (PPD)— puso entre las condiciones para la autorización del acto que no se mostraran ecografías en vivo. El evento además, no podría contar con zanquistas, malabaristas o mesas para recolectar firmas, ya que estorbarían la seguridad de la manifestación.

“Encuentro indignante que mientras la Presidenta Bachelet llama a un debate abierto sobre este tema, existen partidarios de su gobierno que están activamente silenciando a una de las partes”, afirmó Vásquez.

La respuesta de la Intendencia

Al ser consultada sobre las razones de restringir el contenido de un acto público, la Intendencia de Santiago argumentó que la decisión se debió a que “las ecografías deben realizarse en un recinto hospitalario resguardando las medidas sanitarias necesarias”.

No obstante, consultamos con distintos médicos los cuales desconocieron alguna disposición que permitiese tal negativa.

Ideología pro aborto desde el extranjero

Uno de los procedimientos de las clínicas abortistas —como Planned Parenthood, la transnacional abortista más grande del mundo— es impedir que sus pacientes vean la pantalla mientras le realizan una ecografía, con el objetivo de evitar que las madres se arrepientan al ver al “conjunto de células” que llevan dentro.

Además, quienes realizan el procedimiento tienen prohibido pronunciar palabras como “bebé”, “él”, “ella”, “mamá” o “papá”, refiriéndose al niño que está por nacer como un “conjunto de células”.

Noticias relacionadas