¿Por qué no es recomendable la aprobación del "matrimonio" homosexual y la adopción homosexual?

En el paquete de propuestas de cambios legislativos anunciada sobre parejas del mismo sexo e ideología de género está la que abre la posibilidad de la adopción. La señora Margarita Buenfil Guillermo, presidenta de AME (Ayuda a la Mujer Embarazada, A.C.) con sede en Mérida, Yucatán, nos ha compartido sus opiniones al respecto:

¿Nos explicas qué significa en general la propuesta de cambios sobre parejas del mismo sexo?

Estamos hablando de algo muy serio, pues en nombre de algo muy loable, la no discriminación y los derechos humanos, el Presidente, por presiones internacionales o por propia convicción, de un plumazo quiere imponer a todo el país el concepto de matrimonio igualitario, proveniente de una ideología muy influyente a nivel mundial, pero que contrasta sustancialmente con el concepto de matrimonio conformado por un hombre y una mujer que es la única fórmula natural posible para procrear y para proporcionarle a los hijos el padre y la madre que necesitan para su óptimo desarrollo humano. El sentido común, la cultura de siglos, nuestras propias leyes votadas por liberales y conservadores en nuestra historia y numerosos estudios estadísticos de todo el mundo afirman que el desarrollo humano relacionado con un mayor bienestar social en términos de salud, nivel de estudios, menor incidencia de vicios y delincuencia está relacionado con hijos que crecen con su papá y su mamá y que ellos estando casados mantienen una unión estable y duradera. Personas que viven uniones homosexuales merecen respeto y protección, pero la ley debe proteger de manera diferente realidades diferentes. Se está confundiendo el concepto mismo de lo que es un derecho humano.

¿Por qué tanta alarma ha despertado la iniciativa entre tantos sectores?

Las consecuencias de esta iniciativa son todavía más graves a largo plazo porque se meten con la educación pública de los niños, violentando el derecho humano de los padres de ser los primeros educadores de sus hijos especialmente en temas que tienen que ver con el proceso de identidad, su sentido de pertenencia a su propia familia y el papel de su madre y de su padre en todo esto, así como la concepción acerca de la sexualidad, de la vida, de la familia y los valores trascendentes relacionados con ellas. Pero este atropello a los derechos a educar de los padres, es además violador del derecho del mismo niño a recibir una educación escolar basada en el conocimiento de la realidad objetiva probada. Ignorando estudios de numerosos autores con datos comprobados de que la identidad sexual está íntimamente relacionada con la madurez en el desarrollo psicosocial y cultural de los niños, y con la influencia de las imágenes paterna y materna, de modelos masculino y femenino a seguir, se pretende en nombre de romper con estereotipos rígidos que el género se puede elegir a voluntad, independientemente del sexo biológico que se tenga. Cuestión que no está científicamente probada ni siquiera en los adultos que deciden cambiar de sexo, y contradice uno de los datos más frecuentemente presente en personas de confusión de identidad, que es la falta de modelos masculino y femenino cercanos con los cuales puedan identificarse.

¿Como presidenta de AME, qué es lo que más te preocupa de una eventual aprobación de la iniciativa del presidente?

Principalmente me preocupa que se abra la posibilidad de dar a las parejas homosexuales un niño en adopción En nuestro Estado la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia (Prodemefa) es quien tiene la facultad de entregar a las parejas que llenen los requisitos que esa institución pide a quienes deseen adoptar a los niños que estén legalmente disponibles para entregar. A lo largo de casi 20 años, en AME hemos atendido más de 1,700 mujeres embarazadas y de ellas 90 han decidido entregarlo en adopción legalmente a través de esta institución, en todos los casos las dos razones que han sido constantes en todas ellas para decidir darlo en adopción son: que desean que crezca en un hogar donde le puedan dar el bienestar y cuidados que ellas por sus circunstancias no pueden ofrecerles y quieren que tenga un papá y una mamá que lo quieran mucho. Esta iniciativa del Presidente iría totalmente en contra del deseo de estas mamás, que no entregan a sus hijos porque no los quieran sino porque quieren darles lo que ellas no pueden ofrecerles por sus circunstancias y en ese algo siempre ha habido el deseo fuerte de que tengan papá y mamá.— Mérida, Yucatán.

Noticias relacionadas