Un padre lucha por detener el cambio de sexo de su hija de 11 años

La Corte Suprema de British Columbia, en Canadá, ha intervenido en un disputa entre dos padres enfrentados a causa del tratamiento hormonal de su hija y ha ordenado que se asigne un tutor legal a la menor que defienda sus intereses.

El enfrentamiento tiene su origen en el tratamiento que la niña sigue para convertirse en un niño, después de que los médicos hayan realizado un diagnóstico de “disforia de género”. Con tan sólo 10 años, a la niña se sometió a un tratamiento hormonal para cambiar de sexo.

El padre de la menor, separado de la madre, ha tratado de evitar que su hija siga ese tratamiento y ha exigido que deje de estar en contacto con activistas y terapeutas transexuales que puedan influir en su decisión.

El caso ha llegado a los tribunales y ahora un juez ha decretado que a la menor le sea asignado un tutor y representante legal, al tiempo que ha defendido que la niña debe participar directamente en la resolución del conflicto al tratarse de “su propio futuro”.

Asimismo, el juez ha asumido que la niña tiene “derecho a elegir su sexo” al referirse a ella en los documentos judiciales por un nombre masculino. El padre, sin embargo, ha persistido en su decisión de referirse a su hija por el nombre femenino.

La madre de la menor, por su parte, ha defendido ante la Justicia que su hija siempre ha manifestado un comportamiento masculino, que se agravó a la edad de 10 años. Al parecer, la niña habría reaccionado violentamente cuando ella y su madre acudieron a comprar un sujetador. A partir de aquel momento, la madre llevó a la pequeña a un centro donde se inició un tratamiento hormonal.

Cuando el padre de la niña conoció que a su hija pretendían convertirla en un niño, exigió que se detuviera inmediatamente el tratamiento hormonal y pidió que la menor acudiera a especialistas independientes para una segunda evaluación.

Mientras este padre lucha en los tribunales por detener el cambio de sexo de su hija, especialistas recuerdan el informe titulado La ideología de género hace daño a los niños, de la Asociación Americana de Pediatría. En el informe se rechaza el condicionamiento de los niños para que acepten como normal “una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto” y defienden que “condicionar a los niños a creer que es normal constituye un abuso infantil”.

Noticias relacionadas