Obama quiere obligar a los colegios a dejar entrar a los niños en el baño de las niñas

En plena lucha legal con el estado de Carolina del Norte por la utilización de los baños públicos según el sexo biológico o el género “sentido”, el Gobierno de Estados Unidos ha lanzado un ultimátum a los centros escolares: o permiten a los alumnos transexuales acceder a los baños que coincidan con su identidad de género o no podrán acceder a los fondos federales.

El Gobierno del presidente Barack Obama exige a los centros escolares de todo el territorio estadounidense que permitan a los alumnos transexuales acceder a los baños y vestuarios según el género con el que se sientan identificados y no conforme a su sexo biológico.

La carta dirigida a los centros escolares, a la que ha tenido acceso The New York Times, señala que “una escuela no puede obligar a los estudiantes transexuales a utilizar las instalaciones incompatibles con su identidad de género”.

La directiva está firmada por los departamentos de Justicia y Educación, y aunque no tiene fuerza de ley, contiene una amenaza implícita, tal y como señala el diario The New York Times. Las escuelas que no permitan que los alumnos transexuales accedan a los baños y vestuarios que deseen, se enfrentarían a demandas gubernamentales o a la pérdida de la ayuda federal.

Este ha sido el caso de Carolina del Norte. El estado ha decidido ignorar la actual dictadura de la ideología de género y ha exigido que los baños y vestuarios públicos sean utilizados según el sexo de nacimiento. Esta decisión ha supuesto una denuncia de la Administración de Obama y la amenaza de perder los fondos federales.

La exigencia del Gobierno a los centros escolares ha sido criticada por miembros destacados del Partido Republicano, que denuncian la intromisión del Gobierno federal en asuntos locales y el intento de imponer en todo el país la ideología de género defendida por Obama.

El gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, ha reaccionado en contra de la directiva, argumentando que son los estados los que tienen competencia sobre las escuelas y que el Ejecutivo federal carece de autoridad para ser el “arbitro final” en el conflicto e imponer sus valores.

Noticias relacionadas