Mike Pence, número dos de Trump: “Soy cristiano, conservador y republicano, en ese orden”

La Convención Republicana, que oficializará la candidatura presidencial de Donald Trump, comienza este lunes en Cleveland (Ohio, EEUU) en un ambiente tenso y marcado por el último asesinato de tres policías en Baton Rouge (Louisiana), y las multitudinarias manifestaciones que se esperan, informan agencias.

Los 2.472 delegados republicanos, más de 15.000 periodistas y un número sin determinar de simpatizantes y manifestantes han llegado ya a la orillas del Lago Erie para el evento que tendrá lugar de lunes a jueves y que culminará con la nominación republicana a las elecciones presidenciales de noviembre de Donald Trump.

Trump, que ha llegado a esta encrucijada tras un récord de 14 millones de votos en las primarias y una campaña muy criticada, será “coronado” candidato junto su compañero de fórmula y candidato a vicepresidente, el gobernador de Indiana, Mike Pence (en la imagen junto a Trump), el jueves.

Trump se las tendrá que ver con un sector de los republicanos que se opone a su nominación y para los cuales se ha cerrado toda opción de frustrar su elección, aunque mantienen la posibilidad de quejarse en voz alta.

El cónclave republicano contará con políticos como los gobernadores de Nueva Jersey, Chris Christie, y de Florida, Rick Scott, y estrellas del deporte, como el quaterback de fútbol americano Tim Tebow, pero lo más destacado serán las ausencias. Ni el expresidente George W. Bush ni el excandidato presidencial republicano Mitt Romney estarán presentes para demostrar su oposición a la nominación de Trump, a quien consideran un error que puede dejarles sin la Casa Blanca frente a la demócrata Hillary Clinton y hacerles perder el control de Senado.

Una nueva encuesta difundida el domingo coloca a la ex primera dama con cinco puntos porcentuales de ventaja sobre el magnate neoyorquino a nivel nacional. El sondeo telefónico fue hecho por el diario The Wall Street Journal y la cadena NBC y otorga a Clinton un 46% de apoyo electoral, frente al 41% de Trump.

Por cierto, el candidato a vicepresidente de Trump, Pence se opone al aborto y al matrimonio gay, según la Nación de Costa Rica.

Por ejemplo, el gobernador también firmó en marzo pasado un endurecimiento de los supuestos en los que se permite el aborto, especificando en una nueva ley que una madre no puede optar por el procedimiento cuando el feto “tenga el síndrome de Down o cualquier otra discapacidad”. Esta legislación fue bloqueada por un juez federal, según la BBC.

Está casado con Karen Batten desde 1985 y tiene tres hijos. “Soy un cristiano, un conservador y un republicano, en ese orden”, ha dicho en el pasado el gobernador, según Wikipedia. Y por todo lo dicho anteriormente, parece un hombre coherente.

Noticias relacionadas