'Los niños criados por homosexuales tienen más riesgo de sufrir depresión'

Testimonios desoladores, diversos informes científicos y palabras de expertos manifiestan el silenciado sufrimiento de los niños que han crecido junto a parejas del mismo sexo.

Aunque no ocurre en el 100% de los casos, existe un alto porcentaje de personas a las que el haber crecido con padres del mismo sexoinfluye de manera negativa en su futuro. Sin embargo, lo grave no son los números, sino el hecho de que el totalitarismo LGTB intente silenciar y esconder la realidad.

Reveladores testimonios

Han sido diferentes testimonios de niños y jóvenes que han revelado a lo largo de los años el tan silenciado sufrimiento de aquellos que han sido criados en hogares por parejas del mismo sexo.

Uno de los testimonios más desoladores fue el de Robert Oscar López, un profesor universitario canadiense que fue criado por su madre y su pareja lesbiana.

«¿Realmente necesitamos a un científico para decirnos y saber quetodo niño tiene derecho a una madre y un padre? ¿O que nos confirmen que todos los niños tienen, por naturaleza, derecho a una madre y un padre?… Yo soy hijo de madres lesbianas. Este fue mi drama. Conceder a una pareja gay el poder casarse para que juntos sean felices no es razón suficiente para impedir a un niño tener una madre y un padre y decirle que debe ser feliz sin ellos», denunció el profesor.

Otro ejemplo es el del francés Benoit Talleu, de 17 años, que durante la “Marcha por la familia” organizada por la organización Manif Pour Tous, contó su historia. Benoit fue adoptado por una pareja de homosexuales, y durante su discurso defendió que “un huérfano necesita un papá y una mamá. En cambio, la pareja quiere un niño, y entre “necesitar” y “querer”, hay mucha diferencia”. ¡Todos nacemos de un hombre y una mujer!.. ¡Y los adoptantes deben ser un hombre y una mujer!”, concluyó.

Una mera cuestión científica

Numerosos los informes científicos han demostrado que los niños criados en hogares homosexuales tienen más tendencia a padecer problemas de salud tanto física como mental y una mayor inestabilidad en sus relaciones de pareja que aquellos niños que han sido criados por un padre y una madre.

Podemos nombrar, por ejemplo, el estudio realizado por el profesor Mark Regnerus, asociado de Sociología en el Centro de Investigación sobre la Población en la Universidad de Texas. Su análisis, que muestra como estos niños son expuestos a graves riesgos, forma parte del llamado “Estudio de las Nuevas Estructuras Familiares”, publicado en la revista científica Science Researh.

En el año 2011, fueron ocho científicos los que junto al profesor Regnerus llevaron a cabo una encuesta a un total de 2.988 jóvenes -entre 18 y 39 años- que vivieron en un hogar donde los adultos mantuvieron en algún momento una relación homosexual. Compararon la encuesta con el grupo de jóvenes que había crecido junto a un padre y una madre, y los resultados fueron reveladores.

Dicha encuesta mostró que un 12% de los hijos de parejas homosexuales ha pensado en el suicidio, frente al 5% de los hijos criados por un hombre y una mujer. Asimismo, el estudio demuestra que el 28% de los hijos de parejas del mismo sexo son desempleados, frente al 8%. Además, requieren mayor asistencia social (19% frente al 8%), son normalmente más pobres, padecen más enfermedades y son más propensos a la criminalidad.

“La estadística muestra con cierta claridad que los hijos criados por padres gay o lesbianas están, en promedio, en una desventaja significativa cuando se comparan con los hijos criados por sus padres biológicos, casados, en familias intactas”, concluye el informe.

Depression researh and treatment (Investigación y tratamiento de la depresión) es el nombre de la web estadounidense de carácter científico que publica de manera periódica artículos científicos, investigaciones y estudios clínicos  acerca de todos los aspectos de la depresión.

En un reciente artículo, bajo el título “Víctimas invisibles: Tardía depresión en los adultos con padres del mismo sexo”, el Doctor Paul Sullins, del Departamento de Sociología de la Universidad Católica de Washington, explica la directa relación que existe entre el elevado riesgo de padecer depresión y el haber crecido junto a dos padres o dos madres.

Dicho informe se basa en pruebas meramente científicas. El Doctor Sullins señala que a la edad de 28 años los adultos que han crecido junto a padres del mismo sexo, presentan un doble riesgo sufrir depresión frente a aquellos que han sido criados por un padre y una madre.

Asimismo, asegura que estos datos hay que interpretarlos con mucha precaución. Tener ansiedad a los quince años, obesidad o tendencias suicidas, son algunos de las consecuencias provocadas por dicha depresión, padecida por los niños que han crecido en un hogar con dos padres o dos madres.

Contradicciones

Por su parte, han sido 59 los estudios publicados por la Asociación Psicológica Americana (APA) que a partir de un menor número de entrevistados, afirmaban que las desventajas entre los niños criados por dos padres o dos madres frente a los que habían crecido con un padre y una madre, no existían.

Cabe recordar que el estudio del profesor Mark Regnerus -citado anteriormente- generó una gran polémica y diferentes organismos del lobby LGTB exigieron a la Universidad de Texas que volviera a analizar los resultados de la investigación. En respuesta a este ataque, la comunidad internacional científica defendió la validez del estudio.

Noticias relacionadas