Gobierno de Hungría multa a Coca-Cola por su campaña de adoctrinamiento LGTB

Gobierno de Hungría multa a Coca-Cola por su campaña de adoctrinamiento LGTB

El país centroeuropeo se levanta frente a las presiones de colonización ideológica y multa a Coca-Cola con 1.500 euros por atentar contra la identidad de los niños.

Con motivo del Orgullo de Budapest en 2019, Coca-Cola decidió crear una campaña publicitaria en la que se promociona a parejas homosexuales y el estilo de vida LGTB, el cual incluye conductas de alto riesgo médico. Como se sabe, esta compañía internacional de bebidas se encuentra muy comprometida con la agenda internacional LGTB y apoya la confusión de identidad en los niños al pretender que hablar de hombres y mujeres equivale a ser prejuicioso. Así lo defendía el eslogan que usó para la campaña: Cero azúcar, cero prejuicios.

Por esta razón, y cumpliendo su rol de defensor del interés superior del niño, el Gobierno Húngaro del profamilia Viktor Orbán, decidió multar a la empresa de bebidas gaseosas por violar la Ley de Publicidad. Además, desde la oficina local de protección al consumidor del país se pidió que «cesara esta publicidad por ser perjudicial para el desarrollo físico, mental, emocional y moral de los niños y menores«.

Ya en agosto, parlamentarios defensores de la familia como Boldog Istvan pidieron a través de sus redes sociales que sus compatriotas no compraran esas bebidas, un mensaje que fue muy aplaudido en un país con una abrumadora mayoría conservadora. Asimismo, CitizenGo lanzó una petición para eliminar estos anuncios que rápidamente alcanzó los 42.000 suscritos: «Hay publicidad homosexual en las calles de la ciudad, en lugares donde los niños pueden verla. Estos anuncios ya son comunes en Europa occidental. En nuestro país todavía podemos detenerlos«, acotaba.

Carteles de Coca Cola desplegados en espacios públicos que pretenden normalizar las conductas de riesgo homosexual

Como cabe suponer, el éxito de estas acciones profamilia en Hungría, que ahora siguen su avance con la multa impuesta a la campaña subversiva de Coca Cola, ha desatado las iras del lobby LGTB no sólo en este país (la patria de Soros) sino en los diversos colectivos del viejo continente, que ven amenazados sus ingresos económicos y sus intereses ideológicos.

Coca-Cola se aferra a sus dogmas ideológicos extra-comerciales

Finalmente, Coca-Cola ha sido multada con 500.000 florines húngaros, que corresponderían a unos 1.500 euros, y ha reaccionado a esta de forma testaruda pretendiendo justificar el uso de sus productos para fines extra-comerciales y de claro perjuicio social aduciendo falazmente que: «Creemos que tanto los heterosexuales, como los homosexuales tienen derecho a amar a las personas que aman […] todos son libres de vivir felices«. Como si los derechos de uno no terminaran donde empiezan los derechos de los demás y buscando aplastar, en especial, los derechos humanos de los niños menores a no ver cuestionada su propia identidad original.

*Con información de varios medios

Coordinadora Nacional Pro Familia [CONAPFAM]

Objetivos: • Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes. • Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.

Deja un comentario

Cerrar menú