Exlesbiana: “La mayoría de homosexuales son personas heridas, con carencias en la infancia”

Robin Teresa Beck ha llevado durante 35 años un estilo de vida homosexual. Esta mujer que supera los sesenta años ha pasado más de la mitad de su vida buscando la felicidad creyendo encontrarla en una persona de su mismo sexo, hasta que se dio cuenta que aquella vida no le llenaba. Ha pasado más de una década desde que dejó el lesbianismo y ahora es feliz.

Su caso es uno más de los muchos que existen en el mundo pero que son ocultados de manera sistemática por el lobby gay. No se puede hacer público, sin quedar indemne, que se pueda dejar de ser gay. Un ejemplo de ello ha sido la dura campaña que ha experimentado el terapeuta Richard Cohen por publicar un libro en el que ayuda a dejar la homosexualidad para quien así lo deseé.

Esta mujer contó su experiencia en un libro I just came for Ashes (Vine sólo para las cenizas), en el que da importantes claves de cómo mucha gente acaba en el mundo homosexual. Hija de padres alcohólicos, su padre abusaba de su madre y ella nunca sintió el afecto de sus padres. Este hecho derivó que en su adolescencia y juventud buscara ese cariño que le faltaba en otras personas, en este caso en mujeres. Así empezó a tener distintas relaciones que acababan siempre rápidamente.

“La mayoría de las mujeres lesbianas tiene un déficit en la relación con su madre”

En una entrevista, Robin explicaba que “la mayoría de las mujeres lesbianas tienen un déficit en la relación con su madre. No tuve el afecto necesitaba de mi madre y esto me provocó heridas que intenté curar pidiendo a otras mujeres que me dieran los que mi madre no fue capaz de darme”.

Desesperada por tantos desengaños durante años, tantas parejas, tantas relaciones, esta mujer asegura ahora que muchas personas que llevan un estilo de vida homosexual “son personas heridas”.

Aunque esta exlesbiana dice que esta afirmación le ha generado grandes problemas, incluso entre algunos cristianos, incide en que “todavía no conoce a ninguna persona activa en este estilo de vida que no esconda dolor, rechazo, ciertas carencias y por lo general desde la infancia”.

 

Noticias relacionadas