Evangélicos iberoamericanos denuncian ante el Presidente Macri el acoso al Colegio AMEN

El Congreso iberoamericano por la Vida y la Familia se ha dirigido al Presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, ante la “bochornosa persecución” que sufren los evangélicos y en especial el colegio “Amén” en Neuquén.

Recuerda que este colegio con más de 40 años de existencia sufre las consecuencias de no ceder al requerimiento del Ministerio de Educación de incluir en su currículum escolar la enseñanza de la ideología de género, contraria al ideario del centro.

El Congreso iberoamericano por la Vida y la Familia es una institución con presencia en 23 naciones iberoamericanas que colabora con ONGs, colectivos e instituciones públicas y privadas. Defiende el derecho de los padres a escoger la educación de los hijos, y como en este caso que a los colegios confesionales se les respete su ideario.

La carta, firmada por Aarón Lara Sánchez, máxima figura representativa del Congreso, muestra el “asombro” al ver que sea el propio gobierno provincial quien persigue un modelo totalitario de valores en la que se impone “una única forma subjetiva de percibir la vida y las relaciones humanas”.

De esta forma, continúa, se infringen los derechos de los padres a educar a sus hijos en sus propios valores y convicciones, atentando además contra la libertad de pensamiento y religiosa consagradas en la Constitución argentina; y en multitud de Pactos y Derechos internacionales, que enumera.

Aarón Lara le expresa a Macri que esta actuación es una grave discriminación religiosa contra el numeroso pueblo evangélico argentino.

“Es inaudito que hoy una institución como AMEN se tenga que defenderse de los mismos gobernantes que debieran garantizar el libre ejercicio de sus derechos”.

Enfatiza que “afirmamos que los grupos de diversidad sexual deben disfrutar de todas las prerrogativas que los derechos humanos otorgan a todo ser humano, pero no a costa de violentar los derechos de los demás”.

Pero lo que está ocurriendo, recuerda Lara, es que “de forma contradictoria quienes se dicen agredidos en realidad son los agresores”, debiendo ser el “Estado garante imparcial para no privilegiar a uno sobre otro”.

 

¿DESDE CUÁNDO?

El final de la carta, antes de solicitar que “cesen de inmediato las acciones iniciadas contra el colegio AMEN”, consiste en una serie de preguntas con un tono dolido y hasta desgarrador:

  • ¿Desde cuándo los creyentes evangélicos no somos ciudadanos como cualquier otro?
  • ¿Desde cuándo no podemos expresarnos privada y públicamente respecto de nuestras convicciones y creencias?
  • ¿Desde cuándo el Estado dejó de ser el protector de nuestras libertades para transformarse en el dictador y manipulador de nuestras conciencias y la de nuestros hijos?
  • ¿Desde cuándo la escuela dejó de ser el complemento del hogar para ser la voz tirana de una ideología única de enseñanza sexual, educando con carácter obligatorio, lo que atenta contra nuestros valores, creencias más sagradas y enseñoreándose de nuestras familias, inculcando a nuestros hijos contra nuestros valores y creencias?

La carta va con copia a la Vicepresidenta María Gabriela Michetti, y a los Ministros de Educación y Justicia y Derechos Humanos. También a las autoridades de Neuquén.

Puede leer la carta original completa aquí:

 

Fuente: http://evangelicodigital.com/latinoamerica/1463/evangelicos-iberoamericanos-denuncian-al-presidente-macri-el-acoso-al-colegio-amen

Noticias relacionadas