España: La igualdad a martillazos del mundo feliz

España: La igualdad a martillazos del mundo feliz

Cuando algo tiene que hacerse entrar a martillazos, es muy posible que se termine rompiendo algo: la pieza a encajar, el lugar donde ha de colocarse por las bravas o las piezas de alrededor, si las hay. La igualdad aplicada con privilegios para el “menos igual” a golpes de ventajas donde no hay desventajas, la igualdad obligada para quienes no son iguales, ni pueden ni quien serlo sin que eso sea problemático, sólo genera problemas, injusticias y nuevas desigualdades… y más dinero público en tanto lo que no era un problema comienza a serlo y se exige inversión de fondos para resolver lo que, sin existir antes, se ha generado.

La mecánica es la siguiente: no existe el problema, o es irrelevante. Se exagera y se crea una pequeña alarma social y se exigen fondos públicos para resolverlo. Con esos fondos se agranda la alarma social mediante la manipulación en medios y se promulgan leyes contraproducentes. Ese efecto negativo complica el problema y se aplican más fondos públicos para resolverlo, que lo agrandan mucho más, por lo que se exigen más fondos públicos para resolverlo. Y un endurecimiento de las leyes. Apliquen esta ecuación a todas las políticas de género y empezarán a comprender muchas cosas.

Clase de 4º de ESO que tiene entre sus integrantes dos homosexuales, reconocidos por sí mismos, y que hacen lo que les da la gana: sacan el móvil cuando quieren, cosa prohibida al resto, se levantan, hablan en alto… son los amos del corral. Los alumnos se quejan de ese comportamiento y de esa discriminación y los profesores reconocen que no pueden hacer nada por temor a ser tachados de homófobos.

Alumno de 3º de ESO, manifiestamente homosexual, que ha acosado a varios compañeros para que mantengan relaciones de sexo oral con él, utilizando coacciones. El centro no sabe cómo acertar a resolver el tema sin ser tachado de homofobia, respetando la intimidad de los menores y consciente de que si los acosados hubieran sido compañeras de clase el escándalo de acoso y violencia de género hubiera sido de proporciones incalculables. El chico sale impune.

Alumnos de 2º de ESO, ofendidos porque una compañera, que se autodefine como lesbiana y feminista, pone continuamente en la pizarra consignas insultantes contra sus compañeros varones heterosexuales. Ellos las borran y se quejan a los profesores. Los profesores no hacen nada por miedo, o por afinidad ideológica.

“Los profesores se irán dando cuenta de que han perdido toda autoridad con cualquier alumno que se autoidentifique con las castas privilegiadas. Pero será tarde”

Alumnos de 1º de ESO que deben preparar un baile de Educación Física para el día 8 de marzo a favor de la igualdad y, como se sienten discriminados y ciudadanos de segunda, deciden exigir igualdad para ellos utilizando un tema musical que denuncia la deriva radical, liberticida y odiadora de hombres que tiene el actual feminismo. Se les prohíbe.

Esto es solo el comienzo del clima de opresión, arbitrariedad, castas privilegiadas, discriminación, coacción a profesores y alumnos… que se avecina. Son casos reales.

La igualdad a martillazos ha estropeado las piezas y el lugar en el que debían encajar. El ambiente en los centros se asemeja mucho a la Cataluña oficial: en los lugares donde la doctrina oficial es asumida todos cantan al unísono las virtudes de la igualdad mientras aumentan las ratios de la casta privilegiada de forma exponencial, por los privilegios y por la propia promoción de esa ideología, en este caso la diversidad sexual y la exageración de victimismo femenino. Y los escasos disidentes callan por miedo. Por miedo en una sociedad democrática y libre que cada vez lo es menos.

En los lugares donde hay muchos disidentes, la verdad oficial se extiende como un manto de silencio mientras los oprimidos tratan de sobrevivir en su opinión libre e independiente, evadiéndose a la espera del día en el que, ese ambiente desconcertante donde dos y dos son cinco, rompa en una Tabarnia de libertad donde dos y dos vuelvan a ser cuatro.

En ese 4º de ESO los chavales acabaran odiando a sus privilegiados compañeros y por ampliación a todos los que comparten la causa de su poder, la homosexualidad, generándose homofobia.

El niño de 3º de ESO terminará pensando que nada, ni nadie, puede pararle y tendremos un tirano y un posible depredador sexual.

La chica de 2º de ESO considerará un derecho respetable odiar e insultar a todos los hombres.

Los chicos de 1º de ESO sabrán que hay temas tabú, cosas de las que no se deben quejar, colectivos intocables por mucho que les parezcan despreciables y discriminadores. Y tendrán que elegir entre vivir de rodillas y asumir su culpa genética, o la nada. O despreciar a las chicas que los desprecian.

Los profesores se irán dando cuenta de que han perdido toda autoridad con cualquier alumno que se autoidentifique con las castas privilegiadas. Pero será tarde. Demasiada gente ya estará viviendo del cuento y matará al disidente para que el carro siga rodando.

Entre tanto, la figura del comisario de igualdad se prepara para consolidar la irracionalidad, para envenenar definitivamente un ambiente que antes no era ni tan machista, ni tan agresivo, ni tan discriminador, ni tan arbitrario, ni tan injusto, ni tan opresivo, ni tan enrarecido como el que nuestros queridos políticos han propiciado asesorados por los lobbies del género… Y claro, va a hacer falta mucho más dinero… y muchos más comisarios, observatorios, concejales, campañas… para resolverlo.

Porque les aseguro que, al final, resulta que todo es por dinero. Solo dinero, pero mucho, mucho dinero.

 

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/familia/la-igualdad-martillazos-del-mundo-feliz/

Coordinadora Nacional Pro Familia [CONAPFAM]

Objetivos: • Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes. • Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.

Deja un comentario

Cerrar menú