España: Estudio demuestra que las mujeres son tan violentas como los hombres"

El pensamiento único que domina en España gracias a las presiones que durante décadas han ejercido los grupos feministas a los partidos e instituciones había llegado a la conclusión de que el varón es un ser violento que debe ser vigilado y condenado.

Así surgió por ejemplo la Ley de Violencia de Género que acaba con la presunción de inocencia del hombre y que ha tenido como consecuencia que decenas de miles denuncias presentadas por mujeres se hayan demostrado instrumentales o directamente falsas, como ha publicado Actuall, uno de los escasísimos medios de comunicación que se ha atrevido a investigar el asunto.

in embargo, la realidad es otra pese a la orquestada campaña política que intenta ocultarlo. Los hombres no son más violentos que las mujeres. Así se desprende de distintos estudios científicos.

Y, esta es la gran novedad, ahora es el propio Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el que confirma en un informe que las mujeres ejercen la violencia familiar en el mismo porcentaje que los hombres. 

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, dependiente del CGPJ y controlado parcialmente por el propio lobby feminista, informa que en el 50% de las muertes violentas de menores a manos de sus progenitores fueron las madres las responsables.

De este modo, se rompe el mito de que siempre es el hombre el culpable y la mujer la víctima, lo que puede ayudar a poner las cosas en su sitio y a que se produzca un debate serio sobre un problema tan importante como la violencia doméstica.

Estas cifras deben hacer replantear a los legisladores la llamada “violencia machista” y analizar el problema en su globalidad y que pasa por la violencia en el interior del hogar, lo que sería más acorde a la realidad.

Esto incluiría la violencia de hombres sobre mujeres pero también la de mujeres sobre los varones, las de los padres contra sus hijos e incluso la de los hijos contra sus progenitores. Todos ellos son casos reales que causan muchas muertes y sufrimientos y que hasta ahora, exceptuando la llamada “violencia machista”, estaban ocultos y no tenían ninguna visibilidad.

Los datos facilitados por el Observatorio sobre los asesinatos de menores de edad a manos de sus progenitores confirma que se produjeron ocho casos en el año 2014. De ellos, en tres casos se atribuyó la autoría a la madre, en otros tres casos fue el padre o pareja sentimental de la madre. En el resto fueron responsables los dos miembros de la pareja. Estas cifras desmontan la argumentación feminista en su intento de criminalizar al hombre.

La Asociación Europea de Abogados de Familia se felicita por la publicación de unos datos que ponen de manifiesto “las escalofriantes cifras de la violencia doméstica”. Para esta organización, hasta la fecha los informes que se hacían públicos “adolecían de una gran ideologización pues sólo se estudiaba la violencia de género que en opinión de esta asociación es sólo una mínima parte de la violencia ejercitada en el ámbito familiar”.

A pesar de este avance, los abogados de familia consideran que el informe del CGPJ “no trata la mayor parte de la violencia doméstica, a saber: la ejercitada frente a ancianos y personas mayores, la ejercitada por las mujeres frente a los varones, y la ejercitada tanto por mujeres como por varones frente a menores sin resultado de muerte”.

Del mismo modo, los letrados ponen de manifiesto otro de los grandes dramas olvidados y silenciado por las instituciones: la alta tasa de suicidios, sobre todo entre los varones, relacionada con la conflictividad familiar.

La Asociación de Abogados de Familia considera clave que se publique un informe que analice la situación familiar de las víctimas de suicidios ya que los escasos datos hechos públicos hasta ahora “vinculan una parte importante de los suicidios a procesos conflictivos de separaciones y/o divorcios y procesos judiciales por la custodia de los menores”.

Parte de estos conflictos acaban en denuncias falsas o instrumentales que tienen como víctima a los hombres. Jesús Muñoz, víctima de la Ley de Violencia de Género, confirma que “los suicidios de hombres en España han aumentado exponencialmente por los abusos que muchas mujeres hacen de esta ley. A mí, directamente, se me acusó y trató como a un terrorista, se me arrebató la presunción de inocencia y se me arrebató a mi hijo Óscar, tan sólo, por ser un ‘presunto maltratador’”.

Pero también los niños son víctimas de estos procesos judiciales de divorcio. Muchos menores sufren el llamado “síndrome de Alienación Parental” después  de que uno de sus progenitores les manipule para que odie al otro sin justificación. Las venganzas entre los padres se acaban llevando a través de los hijos.

La presidenta de la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica AIPJ, Asunción Tejedor, aseguraba que “estos chicos han vivido bajo una presión emocional constante y su sentimiento de culpa al haber rechazado a uno de sus progenitores por culpa del otro padre les crea un sentimiento divisorio. Haber fallado al padre alienado les atormenta, tanto que ha habido casos de suicidio”.

Noticias relacionadas