España: En Baleares se aprueba multa de 90 mil euros para el acusado de homofobia que no pruebe su inocencia

España: En Baleares se aprueba multa de 90 mil euros para el acusado de homofobia que no pruebe su inocencia

El Parlamento de Baleares ha aprobado este martes 17 de mayo una Ley para garantizar los derechos de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales y para erradicar la LGTBI fobia con un amplio consenso. La proposición de ley ha sido aprobada con los votos a favor del tripartito formado por PSOE, MÉS y Podemos, responsables de la presentación del documento en el Parlamento.

El Partido Popular y Ciudadanos, por su parte, han votado a favor de la mayor parte de los artículos de la ley y se han felicitado por el consenso con el que ha sido aprobada. Ambas formaciones habían presentado varias enmiendas a la ley y en el pleno del Parlamento balear se aprobaron 52 de las 79 enmiendas presentadas.

Entre banderas arcoíris que los miembros del tripartito decidieron llevar al Parlamento, se aprobó una ley LGTB que ha sido alabada por las asociaciones que representan a este colectivo y duramente criticada por otras entidades como el Foro de la Familia de Baleares, que ha anunciado que llevará la ley ante el Defensor del Pueblo. 

El Foro de la Familia considera inadmisible que desde el poder público se imponga la adhesión a una concepción de la sexualidad concreta y se obligue a hacer visible en la comunidad educativa y los medios de comunicación los postulados de la ideología de género.

La nueva ley no sólo obliga a hacer visible la denominada diversidad sexual, sino que penaliza a aquellas personas e instituciones que no comparten una determinada visión de la sexualidad yque se atreven a manifestarse en contra de la ideología de género que sostiene, entre otros principios, que el género está disociado del sexo con el que una persona nace. El contenido de la ley no sólo hace referencia a la actuación contra la discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género, sino que busca promover la diversidad sexual en los principales ámbitos sociales y proporcionar mayor visibilidad a las reivindicaciones del colectivo LGTB.

Inversión de la carga de la prueba

Uno de los aspectos más controvertidos de la nueva ley es la “inversión de la carga de la prueba”, que afecta a aquellas personas acusadas de cometer actos discriminatorios contra miembros del colectivo LGTB. La normativa establece que cuando alguien denuncie discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género, será el acusado quien deberá demostrar de forma probada que no ha cometido la conducta discriminatoria de la que se le acusa.

Respecto a este aspecto de la ley, el Partido Popular presentó una enmienda pidiendo que se suprimiera la inversión de la carga de la prueba. Sin embargo, el tripartito respondió a la petición de retirar la inversión de la carga de la prueba que se trataba de un instrumento fundamental para garantizar los derechos en casos de discriminación por motivo de orientación sexual.

El Instituto de Política Familiar de Baleares denunció este aspecto de la nueva ley por considerar que ataca el principio de presunción de inocencia, al obligar al denunciado a demostrar su inocencia en vez de que sean los denunciantes los que aporten pruebas de culpabilidad.

Multas de hasta 90.000 euros

La nueva normativa recoge una serie de sanciones que se impondrán a los acusados de discriminar o atentar contra los derechos de homosexuales, transexuales, bisexuales e intersexuales. Las faltas leves tales como utilizar expresiones vejatorias por razón de orientación sexual o identidad de género serán sancionadas con una multa de hasta 3.000 euros.

Las infracciones graves tendrán como sanción una multa que podrá alcanzar los 30.000 euros,la retirada de ayudas y subvenciones públicas y la inhabilitación temporal. Si la infracción es considerada muy grave, la cuantía de la multa podría ascender hasta los 90.000 euros. 

 

Adoctrinamiento en las aulas

Uno de los sectores de intervención según se recoge en el texto aprobado por el Parlamento balear es el de la educación. La nueva ley establece que los centros escolares tienen la obligación de actuar para evitar la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Pero no sólo se busca evitar la violencia y la discriminación en el ámbito escolar, sino también promover la diversidad sexual en las aulas. La nueva normativa señala que “los materiales escolares y educativos deberán tener en cuenta la diversidad en relación a la orientación sexual y la identidad de género”. Es decir, se deberá enseñar a los alumnos en qué consiste la diversidad sexual.

Asimismo, tras la aprobación de la ley, el Gobierno de Baleares y la consejería de educación tienen la obligación  de garantizar que en los centros educativos se dé “un entorno amable para la diversidad sexual”.

Los medios deberán dar visibilidad a la diversidad

Respecto a los medios de comunicación, la ley establece que el Consejo Audiovisual de las Islas Baleares deberá vigilar que no se “vulneren los principios” de la ley en relación al respeto a la orientación sexual y la identidad de género.

Este órgano también tendrá la obligación de establecer recomendaciones a los medios sobre el lenguaje y el tratamiento de las imágenes en aquellas informaciones que guarden relación con la homosexualidad y la intersexualidad.

Además, el Consejo Audiovisual deberá velar para que los medios de comunicación traten con naturalidad la diversidad en la orientación sexual y la identidad de género, los distintos modelos de familias, favoreciendo la visibilidad de referentes positivos. 

Coordinadora Nacional Pro Familia [CONAPFAM]

Objetivos: • Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes. • Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.

Deja un comentario

Cerrar menú