El gobierno de Canadá limita a sus funcionarios el uso de «señor» o «señora» para atender a los ciudadanos

El gobierno de Trudeau alega que la medida se hace para respetar precisamente a los ciudadanos y para evitar dar la impresión de que se da un sesgo sexista en el trato.

Los funcionarios deberán pedir permiso antes de usar dichos términos o simplemente llamar a los ciudadadnos por el nombre y primer apellido.

Con anterioridad el gobierno canadiense había prohibido el uso de la palabra «señorita» para dirigirse a las mujeres.

Todo esto forma parte de la política de «género neutro» que quiere imponer el primer ministro en todo el país. También afecta a las palabras «padre» y «madre», que habrán de ser sustituidas por otras, dependiendo de si el trato es en inglés o francés.

 

Fuente: http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=31876

Noticias relacionadas