Asamblea de la OEA en República Dominicana aprobó finalmente una fuerte declaración a favor de la familia y la vida

La 46ª Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) se desarrolló la semana pasada en República Dominicana en medio de fuertes críticas por la exclusión de las organizaciones provida y profamilia de las sesiones de discusión de la sociedad civil para así favorecer al lobby LGBTI.

Para analizar los resultados de la Cumbre en la que hubo una fuerte presión del lobby gay pero en la que resistieron los grupos profamilia, hablajmos con la abogada Neydy Casillas, la cara visible de la Alliance for Defending Freedom (organización conservadora surgida en EEUU) ante la OEA.

Neydy Casillas, representante de la Alliance for Defending Freedom en la OEA / Imagen de vídeo

Esta Asamblea hubo una fuerte confrontación con las  organizaciones civiles al negarles el ingreso a las reuniones. ¿Qué fue lo que pasó?

La OEA invitó a una serie de organizaciones civiles que se acreditaron. Pero tres días antes del inicio del evento, enviaron un email en el que decían que solo podía ingresar una persona por organización debido al número de asistentes. Mucha gente ya había llegado y pagado sus gastos. Fue injusto.

Hubo un grupo de personas que logró ingresar a un salón en el que fueron retenidos todo el día. ¿Por qué?

El martes nos negaron la entrada pero algunos igual fuimos y nos metimos. Nos separaron y nos encerraron en un salón mientras miraban qué hacer con nosotros. No podíamos salir a menos de que abandonáramos el recinto donde se celebraba la Asamblea. Nos escoltaban incluso para ir al baño. Al final, solo dejaron ingresar a quienes eran parte de las organizaciones de la sociedad civil permanentes en la OEA. Pero este gesto solo aumenta la injusticia, ¿por qué a una parte de la sociedad civil sí y a otra no?

¿Y esta situación se revirtió en algún momento o se calló por completó la voz de la sociedad?

El último día nos dejaron entrar porque era el momento en el que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos iba a exponer y necesitaban la presión de algunas organizaciones pro LGBTI  para obtener dinero. La realidad es que la Comisión no tiene dinero, y no lo quieren dar. Y para colmo de males, el dinero que tienen lo están utilizando para promover la agenda LGBTI en lugar de atender las verdaderas violaciones de derechos humanos que se dan en la región.

Las organizaciones civiles denunciaron que la medida fue una forma de privilegiar la agenda LGBTI, ¿cree que fue así?

Sí, fue un poco manipulado para colocar temas en la agenda política. A diferencia de otras asambleas, en esta los moderadores fueron impuestos y no elegidos por la sociedad civil. Por ejemplo, el tema de mujer lo estuvo moderando una representante de la organización Reproductive Rights, e impuso determinados requisitos.

¿Hubo alguna mesa en la que hubiera ventaja en favor de la familia, la vida y la mujer?

En la mesa de familia fuimos mayoría, nuestra declaración fue la ganadora y fue una declaración muy fuerte. Incluso más que las declaraciones de aquellas mesas que tenían agenda definida (como la de mujer y género).

¿Qué exigieron para que se considerara como “muy fuerte”?

Además de defender a la familia natural, a los niños y a la mujer, le exigimos a la OEA que no se metan en las autonomías de cada país, que se atengan a su mandato, que no violente la democracia, como han venido haciendo. Fue un shock que en cierta forma se concretó en una apelación contundente para que se ciñan a la ley. Fue tan impactante la declaración que incluso hubo que embajadores reaccionaron por Facebook al vídeo del joven de 18 años que hizo la declaración.

A su modo de ver, ¿a quiénes benefician y a quiénes afectan las conclusiones de esta Asamblea?

Harán falta unos días para entender el impacto de las conclusiones. Pero es claro que la dolorosa masacre de Estados Unidos ayudó muchísimo a que la agenda LGBTI ganara fuerza. También hubo respaldo a la agenda “pro derechos de la mujer”.

Es evidente el retroceso en participación ciudadana, después de a expulsión de las organizaciones civiles de la Asamblea. Sin embargo, la familia se vio beneficiada con la fuerte declaración que hicimos, que al final fue la que se aprobó y que vela por los derechos y libertades de los padres, por la familia natural y por los niños.

Noticias relacionadas