Buenos Aires, Argentina (10 de Agosto de 2018) — En la madrugada del 9 de agosto, en medio del frío y la lluvia, el pueblo argentino dividido por una decisión que cambiaría el futuro de miles de personas, fue testigo de una sesión maratónica en el Honorable Senado de la Nación donde se desaprobó la media sanción de un proyecto de Ley proveniente de la Cámara de Diputados que despenalizaría el aborto. Luego del fatídico 13 de Junio, las Iglesias Evangélicas tomaron un papel protagónico en el ejercicio de la influencia en favor de los que no tienen voz. “Un gigante celeste que despierta” dijeron los diarios locales, que no fue otra cosa que el clamor de un pueblo que ama a Dios, a las personas y las vidas. Argentinos y de todos los países Latinoamericanos.

“Estamos agradecidos primero al Señor Jesucristo por su poder y autoridad demostrados en la decisión final que tomó el Senado. Al pueblo de Dios que respondió al llamado de expresar con humildad, mansedumbre pero también de manera contundente que toda la vida vale, desde la fecundación hasta que Dios decida lo contrario. A la Alianza Evangélica Latina (AEL), por el respaldo que nos brindaron. Nos hemos sentido hermanos con todos y cada uno de aquellos que representan a las Iglesias Evangélicas que convergen en AEL. Damos la gloria a Dios por todo esto. Quiero destacar que no festejamos un triunfo y nos olvidamos. Celebramos la vida, pero la problemática sigue. Necesita atención y nos comprometemos a trabajar más para acompañar a las mujeres que piensan en abortar y aún en acompañarlas en instancias anteriores antes de llegar a un embarazo no deseado”, señaló el pastor Rubén Proietti, presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) y además presidente de AEL.

Por su parte, los países integrantes de AEL expresaron su contentamiento con este freno que se logró al avance de una agenda mayor que promueve la ideología de género. El pastor Eduardo Gomez, vicepresidente del Concilio Evangélico de Colombia (CEDECOL) y vicepresidente de AEL expresó sus “más sentidas y sinceras felicitaciones al pueblo argentino, a las Iglesias Evangélicas y a ACIERA y en especial a su presidente el pastor Rubén Proietti, su junta directiva y a todos los que hicieron posible en esas jornadas épicas del sábado al colmar el Obelisco, con miles y miles venidos de toda la República Argentina para expresar a una sola voz la defensa de la vida, de las dos vidas”.

Gomez aseguró que “la enorme concentración del fin de semana fue un preámbulo que tocó sensiblemente el corazón de los legisladores y que mostró a la nación que la en este caso que la Iglesia Evangélica y todos aquellos que aman la vida y la defienden, tanto de la madre como de la criatura que está en el vientre. Gracias a esa manifestación multitudinaria y también a la sensibilidad de los Senadores argentinos para no permitir que semejante ley fuera una realidad en Argentina. Hoy este país se constituye en un ejemplo a seguir para todo Iberoamérica. ACIERA de igual manera, con su convocatoria, nos anima a todas las alianzas evangélicas de los 22 países de Iberoamérica que conforman la AEL a tenerla como un referentehoifstórico y continuar en estos desafíos en defensa de la vida, la familia, la igualdad y la libertad religiosa, y los valores éticos y morales consignados en la Biblia, la Palabra de Dios”.

ACIERA por su parte publicó un documento (que transcribimos) denominado “Un día después, una mejor solución”.

Después de meses de intenso debate legislativo y luego de haber escuchado a cientos de expositores, el Senado de la Nación se ha manifestado en contra de la media sanción de la Cámara de Diputados del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo.
Felicitamos a los Senadores y Senadoras que han honrado la dignidad de la vida del niño/a por nacer y han decidido conforme a nuestras leyes fundamentales, y con su voto han rechazado el proyecto de ley.
Desde la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA) manifestamos oportunamente nuestra oposición al proyecto, pero entendemos que no hay nada que celebrar. El drama de mujeres con embarazos no buscados, sea por la razón que fuere, y las consecuencias físicas y emocionales que esto pudiera tener, es una realidad que nos apela y que no podemos ni debemos ignorar.
Conscientes de que el aborto no es la solución, apelamos a la sociedad en general, pero en particular a quienes se oponen al aborto, a redoblar los esfuerzos para encontrar caminos de vida para enfrentar tanto dolor. Necesitamos una mirada de amor y comprensión hacia la mujer en un estado de tanta vulnerabilidad. Debemos comprometernos a ayudar, acompañar y contener a quienes enfrentan la realidad de un embarazo no buscado.
Solicitamos al Estado que seria y responsablemente articule políticas públicas de prevención, anticoncepción y salud reproductiva. Que se creen instancias de contención y acompañamiento de las mujeres cuyos embarazos no han sido buscados y que se avance en una legislación de adopción que permita de forma sencilla, rápida y segura la adopción del niño por nacer, de tal manera que sea una opción a la maternidad de quien no deseara o pudiera ejercerla.
Como pueblo evangélico y conforme al Preámbulo de nuestra Carta Magna, invocamos a Dios, fuente de toda razón y justicia, para que nos guíe y ayude a que como argentinos encontremos caminos de vida plena para el bien de todos los habitantes de nuestra amada Nación.

Alianza Evangélica Latina
Oficina de Prensa

Fuente: http://www.gacetacristiana.com.ar/comunicado-de-alianza-evangelica-latina-argentina-dijo-no-al-aborto/

Objetivos:
• Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes.
• Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.
Noticias Recientes

Start typing and press Enter to search