Durante décadas, los organismos de expertos que supervisan el cumplimiento de los tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas han sido cada vez más audaces en promover el aborto junto con la orientación sexual y la identidad de género (SOGI). Si bien esto supera sus mandatos y queda fuera del texto acordado de los tratados que supervisan, sus actividades no han sido controladas, y esta tendencia solo ha continuado en el último año.

Cuando un estado miembro de la ONU ratifica un tratado multilateral de derechos humanos, acepta someterse a una revisión periódica por parte de un comité de expertos, que a su vez proporciona observaciones que instan al estado miembro a aumentar su adhesión al tratado. A diferencia del tratado en sí, estas observaciones no son vinculantes, pero han sido citadas por tribunales superiores dentro de los países para justificar medidas como la liberalización de las leyes sobre el aborto.

Si bien ninguno de los seis tratados principales que abordan temas de derechos humanos, incluidos los de mujeres, niños y personas con discapacidades, incluye referencias directas al aborto o al SOGI, cada uno de sus órganos de monitoreo ha presionado a los países sobre estos temas el año pasado.

El comité que supervisa el tratado de los derechos de las mujeres presionó a los países sobre el aborto en el 88% de los casos. En una declaración conjunta con el comité que supervisa los derechos de las personas con discapacidad, afirmaron que el aborto es un requisito previo para los derechos de las mujeres y cuestionaron la afirmación de los grupos pro-vida de que los subsidios especiales para el aborto en el caso de una anomalía fetal constituyen una discriminación basada en discapacidad.

El noventa por ciento de las observaciones finales del Comité de Derechos Humanos en 2018 incluyó la presión sobre SOGI. En noviembre, este comité emitió un comentario general que indica que su comprensión del «derecho a la vida» incluye el derecho al aborto. El comentario también fue favorable a la eutanasia.

Si bien los grupos pro-vida, incluidos los expertos internacionales en derechos humanos y los miembros de estos mismos comités, han expresado su preocupación e incluso indignación por estos acontecimientos, los pasos concretos hacia la reforma de los órganos de tratados siguen siendo difíciles de alcanzar. Los propios tratados de derechos humanos de las Naciones Unidas siguen manteniendo una considerable credibilidad, con altos índices de ratificación por parte de los estados miembros. Todos menos un país, los Estados Unidos, han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño, por ejemplo. Su organismo de monitoreo presionó a los estados parte en el tratado sobre aborto y SOGI a niveles sin precedentes en 2018, en 65% y 53% de los casos, respectivamente.

Si bien los órganos de monitoreo de tratados involucran a expertos que hablan con los gobiernos de los estados miembros, otro mecanismo de las Naciones Unidas permite a los países dirigirse directamente entre sí y alentar su promoción de los derechos humanos. En el Examen Periódico Universal (EPU), cada país se somete a una revisión amplia cada pocos años y recibe recomendaciones de otros países. Si bien la presión de SOGI y el aborto están muy extendidos dentro del EPU, provienen de un grupo relativamente pequeño de países, agrupados predominantemente dentro de Europa occidental y sus aliados. A finales del año pasado, C-Fam informó que algunos países han empezado a utilizar el EPU para alentar a las demás naciones a proteger la vida en el útero y apoyar una comprensión tradicional de la familia. En enero, Kenia instó a Botswana a «afirmar que no existe el derecho humano internacional al aborto» y resistir la presión para liberalizar sus leyes de aborto. También en 2018, Egipto hizo un llamado a varios países para que protejan a la familia como la «unidad natural y fundamental de la sociedad», citando el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que celebró su 70 aniversario este año.

 

Fuente: http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33952&fbclid=IwAR1p2kQTW3J-eEwOCULN3Ds2xCDaJEbcGOUXedpOE-hV8-FOMk-9vHxspT8

Objetivos:
• Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes.
• Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.
Noticias Recientes

Start typing and press Enter to search