Ya han pasado dos años desde que la periodista Birgit Heike Kelle contribuyese al debate de la llamada ideología de género en la opinión pública alemana con varios libros sobre el tema. Desde entonces, la sociedad parece haber despertado de un largo letargo en el que los políticos manejaban a su antojo los devenires de los ciudadanos sin tener oposición.

El último libro, ‘Gender Gaga (Género idiota o estúpido) Cómo una ideología absurda quiere conquistar nuestra vida cotidiana’, constituye “un escupitajo en la sopa de quienes, haciéndose los doctos, modernos y progresistas nos estuvieron machacando con esta basura que todo el mundo ahora ya conoce y repudia”. Sumado a los dos anteriores, ‘Estupidez para todos’ y ‘Dos años de estupidez en la opinión pública’, esta trilogía ha marcado el camino para los disidentes de esta nueva religión secular.

Ahora, siendo ya cientos de miles de ciudadanos –especialmente padres- los que se han dado cuenta de lo que los políticos están haciendo con sus hijos, la batalla cultural no ha hecho nada más que empezar.

“Tenía la intención de desencadenar un debate sobre el tema de género, porque soy de la opinión que no debemos aceptar que algo así sea usado en la política como principio rector que no se ha puesto a debate. En ese sentido, me alegro de que mi libro haya contribuido a que nosotros por fin podamos hablar abiertamente en Alemania sobre este tema”, señala la autora. “Si bien tardíamente se ha iniciado este debate, se nota que los políticos y activistas se han sobresaltado […] este tema del género no es nuevo, sino que viene desarrollándose desde hace 20 o 30 años en el sistema sin que hayamos tenido conocimiento de ello”, apunta.

Kelle: “El problema de fondo del feminismo alemán es que todavía corre detrás del hombre, lo cual es una locura y un chiste en sí mismo”

Kelle dice reconocer una tendencia y es que “no se intenta discutir los temas con nosotros con argumentos, sino que se intenta desacreditar a la persona porque es más simple silenciar a una mujer como yo antes que dar una respuesta crítica”. Ahí es donde señalan que entra en juego la llamada “porra nazi”: el hecho de llamar a alguien ‘nazi’ para terminar el debate. Algo muy parecido a lo que pasa en otros países con ‘fascista’. “Eso ya no funciona”, declara.

“El problema de fondo del feminismo alemán es que todavía corre detrás del hombre, lo cual es una locura y un chiste en sí mismo. ¿Dónde está lo femenino en copiar la vida de mi esposo? ¿Me hará eso en realidad más femenina? El feminismo ha olvidado parar a tiempo justo en el punto donde obtuvimos el trato de igualdad ante la ley”, lamenta.

El vídeo reportaje de este artículo da una buena perspectiva sobre lo que está ocurriendo en el país teutón, algo semejante a lo que ocurre en todo Occidente. La diferencia parece ser que la opinión pública de Alemania se ha dado cuenta hace muy poco tiempo de todo esto aunque, en comparación con otros países, algunos medios de comunicación generales ya lo tratan con gran esmero y dedicación crítica, algo que en países como España es algo, por ahora, impensable.

 

Fuente: https://www.actuall.com/familia/birgit-kelle-azote-la-ideologia-genero-alemania/

Objetivos:
• Canalizar la voz de la ciudadanía ante autoridades públicas e instancias de la sociedad civil para hacer presentes sus derechos y promover sus deberes.
• Promoción, divulgación y defensa de los valores, derechos y deberes de la familia y de la vida humana.
Noticias Recientes

Start typing and press Enter to search