Walt Heyer es un hombre estadounidense al que desde muy pequeño su abuela le ponía un vestido azul cuando se quedaba a solas en su casa. Eso le marcó para el resto de su vida.

Las dudas sobre su identidad sexual inducidas por su abuela le llevó a los 42 años, ya casado y con dos hijos, a operarse para cambiarse de sexo.

Vivió ochos años como mujer, Laura, pero el calvario que vivió le hizo darse cuenta del craso error que había cometido. Se operó de nuevo para recuperar su masculinidad y desde entonces se dedica a ayudar a personas en su misma situación para evitar que sigan su mismo camino y puedan tener una vida plena y feliz.

Heyer será ponente del I Congreso Internacional sobre Género, Sexo y Educación organizado por HazteOir.org y CitizenGO

Usted se ha definido como una mujer transgénero intermitentemente durante su vida adulta. ¿Qué le motivó a regresar a sus orígenes?

Saber que es imposible cambiar de un género a otro y darme cuenta de cómo me mintieron los médicos al sugerirme que me sometiera a hormonación y cirugía.

Ha estado ayudando durante años a personas con los mismos problemas que usted. ¿Está satisfecho con tu trabajo?

Absolutamente. Me complace muchísimo el poder ayudar a personas que no tienen recursos o ningún lugar al que acudir para obtener apoyo, brindándoles así orientación y lo que necesiten. De hecho, hemos evitado que varios de ellos se suiciden.

¿Cuál es la diferencia entre el mundo LGTB que vivió y el de hoy en día?

Cuando comencé, los LGBT eran casi inexistente. Hoy en día, es una organización sexual política altamente financiada que está causando estragos en comunidades, familias e individuos por todo el mundo.

¿Qué piensa sobre la reciente ideología de género y su implementación en todos los niveles?

En resumen, no hay absolutamente ninguna justificación médica para proporcionar hormonas, bloqueadores de hormonas o procedimientos quirúrgicos para cualquier persona que se autoidentifique como persona transgénero.

Heyer: Creo que [los médicos] están jugando a ser Dios y piensan que pueden influir en cómo se construye el género

¿Qué queda para los padres en la defensa de la educación de sus hijos?

Hay una gran cantidad de investigaciones y estudios documentados a los que los padres pueden acceder que demuestran que no necesitan aceptar las tesis de esta ideología para ayudar o apoyar el comportamiento de género entre sus hijos.

¿Cuáles son para usted los puntos más débiles de una persona con disforia de género que se enfrenta a una propaganda tan brutal en nuestro día a día?

En su mayoría, estas personas padecen algún trastorno emocional, psicológico, psiquiátrico o sexual que requiere de terapias que van más allá de las hormonas o la cirugía. Debe hacerse en un entorno clínico y éste debería ser el primer paso. Deben descubrir por qué están tan angustiados que no quieren ser lo que son.

Enfatiza en una entrevista la importancia de estar rodeado de gente que te ama para no estar solo en la lucha. ¿Qué hacer cuando es la familia la que está interesada en la terapia hormonal e incluso en la cirugía?

En esos casos es la familia la que necesita terapia para mostrarles que están alentando a su ser querido a seguir un camino de por vida que tiene graves consecuencias médicas y de lo que pueden arrepentirse enormemente.

Según su experiencia personal, ¿cree que una infancia plena y feliz ayuda a reafirmar su identidad en lugar de buscar alternativas?

Absolutamente, deberíamos afirmar a nuestros hijos en cómo fueron hechos por Dios, y no a la manera de los LGBT. Un niño con una familia sana puede tener experiencias horribles con personas fuera de ella que pueden causar disforia de género.

¿Qué diría de los médicos como los que te convencieron de ir al cirujano a pesar de las dudas?

Creo que están jugando a ser Dios y piensan que pueden influir en cómo se construye el género. En mi opinión, su licencia médica debe ser retirada y no se les debe permitir ayudar a nadie a realizar una cirugía de cambio de sexo.

¿Qué recomendaría a las jóvenes generaciones confundidas por caminos falsos de libertad?

La base de la disforia de género se basa únicamente en los sentimientos. Las jóvenes generaciones deben comprender que los sentimientos cambian con el tiempo. La evidencia de esto es que el 40-50% de los que se identifican como personas transgénero intentará suicidarse y muchos otros se arrepentirán profundamente años después y desearán volver a su sexo original.

¿Y a sus parientes?

Todos necesitan conocer la verdad. Nadie puede proporcionar evidencia médica de que alguien necesita un cambio de género. El hecho es que, médicamente hablando, es imposible cambiar la biología de una persona de un género a otro. Toda la ideología del cambio de género se basa en una falsa premisa de que el cambio de género es posible y no lo es.

¿Cree que este congreso servirá para aportar su granito de arena en la lucha por la verdad?

Creo que la conferencia ofrece oradores sobresalientes con una gran cantidad de información para compartir. Si los asistentes aceptan lo que aprenden y lo ponen en práctica, entonces la conferencia será efectiva y un éxito.

 

Fuente: https://www.actuall.com/entrevista/familia/walter-heyer/

Recent Posts

Start typing and press Enter to search