Según BBC News, Alfie, que está en tratamiento de soporte vital en el Alder Hey Children’s Hospital de Liverpool, se encuentra en un «estado semi-vegetativo». Sus padres, Tom Evans y Kate James, están librando una batalla legal con el hospital para seguir tratando a su hijo.

«No estoy aferrado a nada. Estoy aferrado a Alfie. Me mira a los ojos y me dice que necesita ayuda », dijo Tom Evans, según el Liverpool Echo.

«Ha logrado calidad de vida -está allí, tiene una calidad de vida. ciento por ciento-, y él puede salir de esto », asegura el padre del nene, y añade que «sabemos que no se va a recuperar , pero también que en nuestro hijo vemos potencial y vemos la vida».

Si bien los médicos del hospital han asegurado que harán más esfuerzos para salvar la vida «inútil» de Alfie, sus padres han solicitado su traslado al Hospital Pediátrico Bambino Gesù, propiedad del Vaticano, en Roma. El centro es también conocido como el «hospital del Papa.»

Los médicos del hospital Bambino Gesu han sugerido que se podrían llevar a cabo operaciones que ayudarían a Alfie a respirar y comer, lo que podría prolongar su vida.

Alfie, que nació en mayo de 2016, sobrevive con una pérdida estimada del 70 por ciento de la fibra nerviosa cerebral y, según los informes, solo tiene actividad cerebral durante las convulsiones. Los médicos que participaron en su caso testificaron en el tribunal que continuar tratando a Alfie en su estado actual es «cruel» y pidieron poner fin a la vida de Alfie en diciembre.

Esos doctores aseguran que ya han buscado el consejo de expertos externos: «no nos damos por vencidos con los niños fácilmente», informa el Liverpool Echo.

«Prolongar innecesariamente su vida no es un camino a seguir teniendo en cuenta, ya que su cerebro está siendo destruido progresivamente y que no hay perspectivas de recuperación», dijo la profesora Helen Cross durante la audiencia judicial en curso.

Sin embargo, los padres de Alfie han dicho que su hijo está mejorando, y quieren buscar otras alternativas en el Hospital del Vaticano, el mismo que ofreció atención en el caso de Charlie Gard, un bebé Reino Unido que estaba muriendo de una enfermedad terminal, debido a una rara enfermedad genética. Los tribunales británicos y europeos se pusieron del lado de los funcionarios del Great Ormond Street Hospital, quienes trataron de evitar que los padres de Charlie Gard busquen tratamiento para su hijo en el extranjero.

Decenas de miles de personas se han unido en torno a los padres de Alfie en forma de grupos de apoyo en las redes sociales, que se hacen llamar «Ejército de Alfie» Algunos partidarios se presentaron durante la audiencia judicial, con ellema «liberar a Alfie Evans» en camisetas.

La audiencia legal está en curso en el Tribunal Civil y de Familia de Liverpool, y el juez Anthony Hayden ha dicho que el juicio durará varios días.

 

Fuente: http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=31575

Recent Posts

Start typing and press Enter to search