Los escritores Manuel Calvente y Kike de los Reyes reescriben Cuentos clásicos para niñas y niños de hoy para adoptar estos cuentos a la diversidad y multiculturalidad de la época.

Los periodistas sevillanos Manuel Calvente y Kike de los Reyes han adaptado las historias de ‘Cenicienta’, ‘Blancanieves’ y ‘Caperucita Roja’ para publicar ‘Cuentos Clásicos para niñas y niños de hoy’ (Editorial Ocala), un libro que da la vuelta a las fábulas tradicionales para destacar el papel de las protagonistas y aludir a la diversidad de razas.

“Hay que cambiar los micromachismos o las cosas que chirrían hoy en día y que aparecen en los cuentos clásicos”, ha señalado Calvente en declaraciones a Europa Press.

El autor ha revelado que fueron sus hijas, Lola de nueve años y Noelia de cuatro las que le dieron la idea de reescribir los cuentos que leían juntos. “Me dijeron que cómo siendo las princesas las protagonistas de los cuentos, siempre había un príncipe o un cazador que acababa haciendo lo más chulo”, ha explicado Calvente.

Así, junto con Kike de los Reyes, los amigos seleccionaron algunos de los cuentos más populares y los “adaptaron a la actualidad de los niños”. En este sentido, Calvente destaca que eligieron estos tres títulos en particular, pues son “los que están en el ideario colectivo, en cualquier casa y los que todos los padres se saben y cuentan a sus hijos”.

“Hemos querido mantener el espíritu y la magia que tiene un cuento infantil y mientras que aludimos a temas como la diversidad de razas o la corresponsabilidad en el hogar, también tenemos hadas, buenos y malos o lobos”, ha relatado el autor.

Blancanieves no se cura con el beso del príncipe sino con la sabiduría de los libros, a Caperucita Roja no la rescata un cazador sino su madre que trabaja de veterinaria y Cenicienta ya no va al baile para casarse sino porque le gusta bailar y, “porque le da la gana”, según ha explicado Calvente.

“Nosotros estamos en la retaguardia en esta lucha por la igualdad y las mujeres nos prestan las gafas moradas para detectar muchas cosas que es necesario cambiar”, ha apuntado Calvente. Así, según ha destacado, en su caso las gafas moradas se las “prestan” su madre y su mujer, quien “las gradúa” para que se ajusten a la realidad actual.

Este tipo de acciones, a su jucio, son “el granito de arena” que los escritores quieren poner en la lucha por la igualdad de género y por “cambiar esas cosas que no están bien”. Sin embargo, Calvente ha denunciado que “problemas tan graves” como la violencia de género deberían “trabajarse más en la escuela y la educación”.

“Los niños tienen que ver como algo natural el que haya protagonistas activas y los cuentos deberían empezar por eso”, ha añadido.

Además, los cuentos también reflejan “varios puntos de vista” sobre los clásicos “malos” o antagonistas de la historia, tal y como explica. “Las cosas no son blancas o negras y los niños son los primeros en detectar esto -ha asegurado el autor-. Siempre tienen la empatía de ponerse de parte del que no sale tan bien parado en la historia”. Esto, en su opinión, proporciona “una nueva gama de matices”.

Diversidad de culturas

Los relatos incluyen también una nueva perspectiva a la diversidad cultural: Cenicienta viene de una familia de raza negra; Blancanieves es de origen asiático; y el padre de Caperucita es latino. Esta idea, según ha explicado Calvente, surgió durante el proceso creativo para adaptarlos cuentos “a las nuevas realidades culturales”.

“En la clase de mis hijas hay gente de muchas razas, de origen asiático, negros o latinos, cosa que a mi edad no pasaba tanto en Sevilla -ha relatado-. Esta gente nunca antes se había sentido reflejada en estos cuentos tan populares”. En ellos, ha prevalecido hasta ahora, según recuerda, “el discurso blanco, caucásico y occidental”.

Además, los tres relatos finalizan con una pequeña dedicatoria para tres mujeres que tuvieron un papel protagonista en la historia por algunas acciones que llevaron a cabo. Así, los cuentos están dedicados a Rosa Parks, en la lucha por la igualdad de las personas de color; a Youyou Tu, que recibió el Premio Nobel de Medicina por descubrir una cura contra la malaria; o a Irena Sendler, por su papel en el rescate de niños del guetto de Varsovia durante la II Guerra Mundial.

En esta línea, Calvente ha lamentado el desconocimiento que existe hacia ciertas figuras históricas de mujeres que “no aparecen en los libros de texto”. “Hay una película sobre la lista de Schindler pero de Irina Sendler no hay nada”, ha denunciado.

Por último, el escritor ha adelantado que ambos autores del cuento se encuentran trabajando en adaptar “tres cuentos más, todos basados en cuentos clásicos” y que espera “poder tener terminados para verano”. “Andamos liados con ‘Los tres cerditos’ a ver qué vuelta le damos”, ha concluido.

Fuente: https://www.actuall.com/familia/cenicienta-caperucita-y-blancanieves-reescritos-para-acabar-con-los-micromachismos/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe