Pablo González de Castejón.

La caída de la natalidad en Occidente no se debe únicamente a factores económicos o al uso de anticonceptivos… sino también a la menor frecuencia de relaciones íntimas entre hombre y mujer.

Llama la atención que en una época hipersexualizada se tenga menos sexo. Por un lado tenemos inflación de sexo (visual, virtual) pero por otro se tienen menor número de relaciones.

La frecuencia sexual de las personas en EEUU es hoy casi un 15% más baja que hace 20 años, lo que podría explica -entre otros factores- el descenso de la natalidad en Occidente.

Son datos del estudio ‘Declines in Sexual Frequency among American Adults, 1989-2014’ (‘Disminución de la frecuencia sexual entre los adultos estadounidenses, 1989-2014’), publicado en la revista Archives of Sexual Behavior.

Este informe disecciona la actividad sexual de los norteamericanos por edad, sexo y estado civil gracias a una encuesta llevada a cabo de 1989 a 2014 entre 26.620 adultos.

Y los resultados son sorprendentes: de promedio, las personas tienen unas nueve veces menos relaciones al año en 2010-2014 en comparación con 1995-1999.

Uno de los principales grupos que lideran la caída son los millennials, quienes hacen de media seis veces menos el amor que la generación de 1930.

Aunque los casados también están de capa caída, con 11,4 veces menos de media (de 67,3 a 55,9); seguidos de los divorciados con 9,7 veces menos (55,9 a 46,2); y solo aumentan ligeramente los solteros (de 49,7 a 51,3) y los viudos (8,4 a 10,2).

La relación entre la caída de la frecuencia sexual en los grupos de los jóvenes y los matrimonios y el descenso de la natalidad no es fruto de la coincidencia.

Porque, si a dicha caída se le une el aumento de personas que eligen vivir solas, el incremento de las separaciones, el retraso en la edad en que ellas deciden ser madres, la irrupción de la era más tecnológica de la historia y el exagerado consumo de pornografía y sexo virtual, todo cobra más sentido.

Todo esto lleva a que en la actualidad haya menos parejas y duren menos que hace años. Y a menor número de parejas, menor sexo.

Uno de los culpables de la bajada en la frecuencia dentro de los matrimonios es la tecnología. Primero por el rápido y fácil acceso que esta proporciona a la pornografía, sustituto muchas veces de las relaciones sexuales.

Pero también se debe al entretenimiento que proporcionan. Se ha pasado de tener una televisión por hogar a disponer su multitud de aparatos electrónicos (televisión con internet y Netflix, ordenador, móviles, tablets…).

Esta multioferta no solo compite con el sexo, sino que muchas veces lo sustituye produciendo en muchas parejas el mismo efecto o rutina, por lo que los expertos recomiendan un día de apagón digital para la salud sexual.

Fuente: https://www.actuall.com/familia/tras-el-descenso-de-la-natalidad-se-esconde-una-bajada-de-la-frecuencia-sexual/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe