Un caso dramático. Una niña de once años se quedó embarazada en Argentina tras la violación de su padrastro. La niña, pensando que tras el aborto, el niño seguiría vivo, había aceptado el consejo del hospital.

Ahí comienza la historia de María Belén Catalano, voluntaria de la asociación Grávida, una organización que acompaña a mujeres con embarazos vulnerables. Al conocer la noticia, se acercó a la niña y su madre y les explicó en qué consistía el aborto y todas sus consecuencias. A los meses nació Francisco, y fue dado en adopción.

Pero tal y como cuenta Aciprensa, el Tribunal de Ética del Colegio de Psicólogos de Santa Fe en Argentina suspendió por seis meses la licencia de Catalano por asistir a la menor embarazada y considerar que la psicóloga obró según “sus propias convicciones” e interfirió en el “tratamiento” del hospital.

Sin embargo, hace unas semanas, la justicia de Santa Fe declaró que se violó el “derecho de defensa” de María Belén Catalano y que se efectuó un “procedimiento irregular, defectuoso, de nulidad absoluta”, por lo que la psicóloga podrá volver a ejercer.

El abogado de la médico destacó que resultaba muy preocupante que la institución (Colegio de Psicólogos) que “debe velar por la ética, haya actuado en las antípodas de los derechos humanos, de la seriedad y buena fe con uno de sus propios colegiados”.

Aunque quizás debería haber resaltado que gracias a las palabras de Catalano, hay una persona más viviendo.

Fuente: https://www.actuall.com/criterio/vida/anulan-la-sancion-una-psicologa-argentina-ayudo-una-menor-no-abortar/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe