El Estado de Texas está asistiendo en las últimas semanas a un juicio vital en el que la industria del aborto aboga por mantener la técnica que consiste en desmembrar al bebé parte a parte cuando el aborto se realiza en el segundo trimestre de vida intrauterina, mientras el corazón del niño sigue latiendo.

A principio de año, las abortistas Whole Woman’s Health y Planned Parenthood, junto a otros grupos abortistas desafiaron la ley 8 del Senado que prohíbe precisamente el aborto por desmembramiento, una técnica utilizada usualmente entre el cuarto y el sexto mes de embarazo.

A finales de agosto, el juez de distrito Lee Yeakel bloqueó de forma temporal la aplicación de la ley mientras la cuestión se mantenía sub iudice, tal y como refiere LifeNews.com.

La industria del aborto basa su pretensión de seguir extrayendo por partes a los bebés en que la mayoría de los abortos en el segundo trimestre quedarían fuera de la ley.

A lo largo de la vista oral, los abortistas se vieron forzados a describir con toda su crudeza el método empleado para acabar con la vida de niños que se encuentran entre el cuatro y el sexto mes de vida prenatal.

Bhavik Kumar, el director médico de la cadenas abortista Whole Woman’s Health ha reconocido en el Austin Chronicle que ha participado en la muerte prenatal de unos 4.000 niños en los últimos tres años.

Desde esa tétrica experiencia, ha defendido que la muerte por desmembramiento es la “más segura y común forma de aborto en el segundo trimestre”.

En el reportaje, se explica de una forma aséptica en qué consiste esta técnica:

“Los médicos dilatan la cérvix y extraen el feto con instrumentos quirúrgicos en un procedimiento ambulatorio de un día.

Altenativamente, la ley podría admitir la técnica de la dilatación y extracción si los médicos causan la muerte fetal primero, mediante una inyección dolorosa de Digoxin o clohídrico potásico. Estos procedimientos no sólo son innecesarios, sino que añaden riesgos, dolor, precio y barreras logísticas con muy poco o ningún beneficio, según testificaron los médicos demandantes [abortistas]. Y en el caso de Digoxin, una mujer puede terminar expulsando el feto fuera de un centro de atención médica”.

El aborto reduce las posibilidades de ser madre a posteriori.
El aborto reduce las posibilidades de ser madre a posteriori.

Según publica The Federalist los abogados y testigos de la industria del aborto  utilizaron argumentos pedantes basados en términos médicos para intentar defender sus crueles prácticas, al tiempo que usaron eufemismos para alejar la atención del niño.

En concreto, específicamente renegaban del término “nonato” o “niño por nacer”; al tiempo, en vez de hablar de la extracción de las partes o extremidades del bebé o del feto, utilizaban la expresión “eliminar partes del embarazo”.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, argumentó ante el juez que la sociedad no puede negar por más tiempo que el aborto por desmembración destruye una vida humana de una forma brutal e inhumana.

“Hemos llegado a un punto en el que no es posible negar un acto de destrucción. Está delante de nuestros ojos. Las sensaciones del desmembramiento fluyen a través de las pinzas como una corriente eléctrica”.

Los provida no esperan que Yeakel dicte una sentencia favorable, pero el estado de Texas está preparado para defender la ley ante el Tribunal Supremo de EE. UU. si es necesario.

Melissa Conway, de Texas Right To Life, considera que “el estado tiene derecho a prohibir este procedimiento espantoso. La demanda solo nos mueve un paso más cerca de derribar a Roe vs. Wade [caso que abrió el aborto en EE.UU.]”.

Fuente: https://www.actuall.com/vida/para-los-abortistas-desmembrar-al-nino-es-la-forma-mas-segura-en-el-segundo-trimestre/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe