Por Tomás I. González Pondal

Ayer en mi provincia se volvió a hacer una marcha de los orgullosos grupos contranaturales. Reclamaron entre otras cosas el aborto legal, obviamente bajo el grito de igualdad. Encima lanzan su ataque especialmente a la Iglesia y a la Justicia. En sus carteles y como ya nos tienen acostumbrados, piden “Basta de matarnos. No queremos tu odio”, y esta masa de revolucionarios modernos, con odio atroz pide abortos libres y gratuitos. Usaron a niños para proclamar sus desvaríos: el video dejado en el link es indigerible.

Van más lejos. En la marcha pidieron con insistencia que se “aplique en las escuelas la Ley de Educación sexual Integral, vale decir, una legislación donde se da el visto bueno a todo tipo de uniones y experimentos fuera de los establecidos por la ley natural. Quede claro: contra los que suelen mostrarme sus ataques y decirme “deja que se amen como quieran”, ellos dicen otra cosa, ellos ya quieren meterse en la educación para llenarle la cabeza a los niños y deformarlos. Ellos mismos dirán a sus hijos “ama como quieres” y aborto legal. Un “encantador amor humano” que permite liquidar indefensos.

La prensa aprovecha para mostrar su acuerdo y dice que muchos de los que veían pasar a quienes marchaban presentaban “ojos hostiles”, de características “notables, evidentes e increíbles”. Un lugar común, un recurso bajo de los ya conocidos para direccionar mentes. La prensa sí puede ya estigmatizar y catalogar. Todo vale menos estar en contra. Ahora es algo increíble que usted o yo estemos en contra de lo antinatural; les resulta algo alarmante, preocupante. Ahora es algo increíble que usted se oponga al asesinato de indefensos seres humanos en gestación. Algo así como si un grupo de asesinos se asombrase frente al asombro de quienes los ven matar, y luego comentasen entre ellos: “sus miradas eran enemigas de nuestros actos. Era notable y algo muy evidente”.

Prensa ladina. No son capaces de reproducir las pintadas, las frases o cantos viles y cargados de violencia de las hordas saurónicas que ayer marcharon. En su torpeza, reproducen un canto dirigido contra el Presidente que decía: “Macri Basura, vos sos la dictadura”, pero solo se limitan a poner “Macri Ba… vos sos la dictadura”. No es esto una defensa de la figura presidencial, es solo una defensa de la verdad de los hechos. En tal torpeza ya muestran que esta gente pregona una infundada violencia. Pero claro. Los de ojos hostiles, los notables, evidentes e increíbles somos quienes nos oponemos a ellos. Eso sí, la nota de la prensa finaliza diciendo que la marcha se llevó a cabo, todo “a pesar de las retrógradas miradas pueblerinas”. ¡Qué prueba de direccionamiento de pensamiento! Estos que hablan de libertad de expresión, aquí están tratando de retrógrados a quienes no piensen como ellos. Nadie puede decir nada contra la ideología porque salen con el cuentito de la discriminación, pero ellos sí pueden discriminar diciéndote retrógrado. Básicos, elementales, superfluos, vacíos, faltos de razonamientos de peso.

¡Qué paradoja: en una época donde siguen tanto a la ciencia y sus avances, uno de los avances más grandiosos descubiertos por la ciencia de mano de genetistas de primer nivel mundial, a saber, que hay vida humana desde el primer instante de la concepción, es escupido, silenciado, e incluso tergiversado! ¡Pero los retrógrados somos nosotros! ¡Qué chistosos son esta caterva de vanguardistas sin fundamentos!

 

Fuente: https://www.facebook.com/tomgonzalezpondal/photos/a.875681365932182.1073741829.874904702676515/897535147080137

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe