El resto de candidatos mantienen una postura ambigua o respaldan el aborto, el matrimonio homosexual, restricciones a la patria potestad y a la libertad de educación, y políticas públicas pautadas por la ideología de género.

El primer turno de la elección se realizará el próximo domingo 19 de noviembre. Hasta hace algunos años Chile era un país con un orden jurídico que protegía la vida desde la concepción, y protegía al matrimonio y a la familia garantizando el papel protagónico de los padres en la educación de los hijos.

Con la llegada de Michelle Bachelet al poder eso cambió. Su segundo gobierno, iniciado en marzo de 2014, con la ayuda de la Democracia Cristiana impulsó una agresiva agenda de ingeniería social.

De los actuales candidatos a la presidencia seis están comprometidos con esa agenda, otro es ambiguo y pragmático en relación a ella y solo uno se ha comprometido de forma clara a frenarla.

Kast, un político provida y profamilia sin complejos

José Antonio Kast Rist es el único de los ocho candidatos a la presidencia de Chile que es claramente y sin ambigüedad alguna provida y profamilia.

Sin complejos ni miedo a ser rotulado presenta siempre sus convicciones con voz serena y firme, tanto en ambientes amigables como en medio de los más exacerbados debates.

Este abogado de 51 años esta casado con la también abogada María Pía Adriasola Barroilhet.

Participan juntos del movimiento Schoenstatt y tienen nueve hijos: Josefina, José Antonio, María Pía, Nicolás, Matías, Trinidad, Agustín, María Isabel y Benjamín. La mayor tiene 25 años y esta casada; el menor tiene 10.

Militó por más de 20 años en la Unión Demócrata Independiente (UDI), invitado por su fundador Jaime Guzmán. Allí desarrolló su vocación política convirtiéndose, a pesar de su juventud, en uno de sus líderes más representativos.

Dejó la sigla en mayo de 2016 por considerar que la UDI no seguía más sus principios originales. «Quiere ser un partido ‘grande’ a cualquier coste, yo no estoy dispuesto a pagar el precio de ese pragmatismo», dice.

Es el único candidato sin respaldo de partidos en el proceso electoral, es diputado y ha ganado desde 2002 y de forma consecutiva cuatro comicios legislativos. Durante varios años fue líder de la bancada de la UDI en la Cámara de Diputados.

Para Kast el matrimonio, como unión conyugal de un hombre y una mujer, así como la familia, comunidad natural derivada de esa unión, debe contar con el más amplio respaldo y protección del Estado. «Se trata de una estructura fundamental de la que depende la solidez o fragilidad del tejido social», dice.

Coherente con esta visión ha lanzado dentro de su plan de gobierno el programa ‘más familia’ que busca reforzar y promover el rol protagónico de esta institución en las políticas públicas, con una especial atención a las que se encuentran en estado de vulnerabilidad social. Su administración – dice – tendrá un ministerio de Familia y Desarrollo Social.

También ha prometido revertir de manera inmediata la ley del aborto por tres causales que Michelle Bachelet aprobó este año con la ayuda de la Democracia Cristiana (DC) en el Congreso.

Y presentará una serie de políticas públicas para apoyar a las madres que tienen que llevar adelante embarazos no deseados o complejos y agilizar los protocolos de adopción.

Es contrario a la actual unión civil homosexual, al llamado ‘matrimonio igualitario’, a incentivar a través del aparato estatal el cambio de sexo para adolescentes y niños y rechaza la inserción de la perspectiva ideológica de género en el sistema educativo nacional.

Según las últimas encuestas, Kast es uno  de los dos candidatos que sube un poco en estimación de voto, pero solo alcanza el 6%

Fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=30862

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe