Estados Unidos pone freno a su régimen permisivo en materia de aborto y prohibirá que esta práctica se realice a partir de las 20 semanas de embarazo: cuando el no nacido siente dolor y es médicamente viable.

El pasado 3 de octubre la mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el proyecto HR 36, que penaliza el aborto cometido a partir del sexto mes desde la fertilización, acto conocido como Aborto por Nacimiento Parcial (Partial Birth Abortion-PBA).

Con este paso legislativo, queda confirmado el interés del Congreso y del gobierno norteamericano de proteger la vida de los no nacidos en el último trimestre del embarazo.

Así, después de más de cuatro décadas de un sistema legal impuesto en la Unión Americana y de ahí al resto del continente, se establece el primer límite a los excesos que derivaron en la comisión de infanticidios, como llamó la Corte Suprema en 2007 al Aborto por Nacimiento Parcial (PBA, por sus siglas en inglés).

Con ello, el PBA, que se aplicaba hasta ahora en 20 Estados de EU, es considerado una práctica ilegal, contra la que se imponen multas y hasta la pena de cárcel.

El segundo paso para frenar en definitiva el aborto entre el sexto y el noveno mes de embarazo, es la segura aprobación en el Senado de la HR 36, lo que se espera ocurra en este mismo año.

De ahí será enviada a firma del Presidente Donald Trump para su posterior publicación, con lo cual será de aplicación nacional, es decir, en los 50 Estados de la Unión Americana, el Distrito de Columbia y los territorios de Puerto Rico y Guam, incluso en las instalaciones militares norteamericanas fuera del territorio.

La aprobación, por 237 votos a favor —prácticamente todos los republicanos más tres demócratas—, contra 189 votos en contra —dos de ellos republicanos—, de la HR 36, representó un avance para el movimiento a favor de la vida, y el inicio del cumplimiento de una promesa de campaña de Donald Trump.

Lo anterior, aun cuando el proyecto establece excepciones en casos de violación, incesto o si hubiere riesgo de vida de la mujer, en cuyos casos no aplicaría multa o sanción alguna.

La promulgación del HR 36 no hará a Estados Unidos un país altamente protector de los no nacidos, ya que la mayoría de abortos son realizados antes de la vigésima semana, sin embargo empieza por romper el paradigma de considerar a Estados Unidos como el paraíso del aborto.

Y es que a la sombra de un presunto derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo —o reconocido en ningún tratado internacional vinculante—, fue imponiéndose en la Unión Americana y desde ahí a otras naciones de América Latina, la práctica del aborto, paulatina y silenciosamente, eliminando barreras de tiempo, viabilidad y condición física del no nacido, hasta llegar al infanticidio.

De hecho Estados Unidos es uno de los siete países en el mundo que permiten el aborto electivo hasta el nacimiento. Otros son República Popular China, Corea del Norte y Vietnam

Ya desde el año 2000 la Corte Suprema había emitido un fallo que prohibía el aborto por nacimiento parcial.

En 2007 la Corte ratificó dicha restricción, echando por tierra la pretensión de los grupos promotores del aborto en cualquier momento y sin ninguna restricción, de que la medida fuera considerada inconstitucional.

En 2016, las dos cámaras, tanto de Representantes como de Senadores, habían aprobado la ley que prohibía el PBA. Sin embargo, no pudo entrar en vigor porque fue vetada por el presidente Barack Obama.

Hoy, después de varios intentos y bandazos legislativos, judiciales y del ejecutivo, la decisión de los representantes constituye el primer paso para frenar el avance del aborto como práctica cotidiana sin restricción.

“El interés gubernamental de proteger la vida de los no nacidos desde la etapa en la que la evidencia médica indica que son capaces de sentir dolor, es independiente de proteger a los no nacidos en una etapa de viabilidad”, establece el texto que fue turnado al Senado norteamericano.

El llamado partial birth abortion ocurre al provocar el nacimiento del bebé a partir del sexto mes de gestación y hasta el término del embarazo. Cuando empieza a salir del útero le es cortada la columna vertebral o su cabeza, para provocar su muerte.

La propuesta recién aprobada por los representantes fue promovida por el legislador republicano por Arizona, Trent Franks.

En el senado el impulsor principal es el senador Lindser Graham (Carolina del Sur), quien ha prometido que esta Cámara votará el proyecto de ley antes de que termine el 2017.

Los hechos

Recientemente, varios estados de los Estados Unidos han promulgado leyes que prohíben el aborto a las 20 semanas de embarazo y han tomado en cuenta que el ser vivo en fase de gestación dentro del vientre puede sentir dolor en ese momento.

  • 43 estados prohíben algunos abortos después de un cierto punto en el embarazo.
  • 17 estados imponen prohibiciones ante la viabilidad fetal.
  • 2 estados imponen prohibiciones en el tercer trimestre.
  • 24 estados imponen prohibiciones después de un cierto número de semanas; 17 de estos estados prohíben el aborto aproximadamente a las 20 semanas después de la fecundación o su equivalente de 22 semanas después del último período menstrual de la mujer con el argumento de que el feto puede sentir dolor en ese momento de la gestación.
    Las circunstancias bajo las cuales se permiten los abortos posteriores varían de estado a estado.
  • 21 estados permiten abortos posteriores a las 20 semanas, para preservar la vida o la salud de la mujer. (Lo cual queda ratificado en el proyecto de ley recién aprobado)
  • 4 estados limitan los abortos posteriores a los realizados para salvar la vida de la mujer.

Algunos estados requieren la participación de un segundo médico cuando se realiza un aborto posterior

Fuente: http://www.siete24.mx/mundo/mundo/489596/eu-en-vias-de-cancelar-aborto-por-nacimiento-parcial-considerado-infanticidio/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe