La legislación del suicidio asistido gana enteros en muchos países, pero ¿realmente es eso lo que necesitan enfermos terminales y discapacitados?

Habla Ben Mattlin, norteamericano de 55 años con atrofia muscular. En un artículo de opinión argumenta que no es el suicidio asistido lo que necesitan, lo que necesitan enfermos como él sino mejores opciones de atención médica, según informa Live Action. 

Mattlin cuenta que una complicación quirúrgica lo dejó con una sepsis potencialmente mortal. Los médicos se preguntaron si deberían intervenir para salvar la vida de Mattlin; su esposa dijo que sí.

“El valor de mi vida ha sido infravalorado por profesionales médicos y otros. Eso es porque, incluso estando sano, soy lo que algunos considerarían una enfermedad terminal” afirma.

Sin extensas intervenciones diarias, la asistencia práctica (y costosa) de lavarse, vestirse, ir al baño y alimentarse, así como con tratamientos de respiración, mantenimiento de sillas de ruedas, etc., no duraría mucho”.

Mantener todo eso es caro y arduo, de modo que el sistema opta por quitarse de encima ese tipo de cargas.

Discapacitados como Mattlin son conscientes de que su vida en esas condiciones es complicada y que las presiones para promover leyes de suicidio asistido son cada vez más fuertes.

La muerte por delante de la vida

Y es que California legalizó el suicidio asistido el año pasado, y como Mattlin señala, esta práctica prioriza la muerte durante el tratamiento.

En este sentido, Mattlin señala a Brittany Maynard, la estadounidense de 29 años enferma de cáncer terminal que murió por suicidio asistido, como un ejemplo, preguntándose si la sociedad tenía una actitud diferente hacia aquellos con enfermedades debilitantes y terminales, si las cosas podrían haber sido diferentes para Maynard.

“Claro, cualquiera que intente empujar a alguien hacia la búsqueda de la muerte bajo esta ley es responsable de la persecución de felonía. Sin embargo, la falta de cobertura de seguro de salud adecuada por sí sola envía una señal bastante fuerte. Para mí, el hecho de que el Estado apruebe la opción de deshacerse de los demás equivale a algo más que una luz verde. Para los más vulnerables, es una patada en los pantalones“, detalló. 

Australia también quiere legalizar la eutanasia 

Esto no es solo un problema americano. De hecho, Australia está debatiendo actualmente la legalización del suicidio asistido, con defensores de “derecho a morir”, argumentando que los australianos deberían tener derecho a la llamada “muerte con dignidad”.

Sin embargo, muchas personas con discapacidades consideran correctamente este “derecho” como un problema. Craig Wallace, del grupo de defensa de la discapacidad Lives Worth Living, también señala que muchos están dispuestos a ofrecer a las personas con discapacidad el “derecho” a morir, pero no herramientas para vivir.

“La realidad es que personas como yo no obtienen opciones en demasiadas áreas de nuestras vidas”, escribe Wallace, haciendo hincapié: “Eso incluye un sistema de salud preventivo y terciario que es increíblemente hostil para nosotros, incluso si las personas con discapacidad y / o condiciones crónicas deberían ser sus mejores clientes“.

E insiste. “Sobre el terreno, escucho de personas que no pueden ser examinadas por su médico de cabecera. Las clínicas, la atención primaria, los dentistas, la salud integral y el sistema de salud terciario todavía tienen barreras importantes para el acceso, especialmente en Australia regional “. Usando el ejemplo de una mujer de 43 años con parálisis cerebral llamada Tina, que vive de forma independiente.

Wallace llegó a la conclusión de que las personas con discapacidad “tienen derecho a preguntar a los miembros del parlamento: ¿por qué se apresuran a otorgarnos la opción de morir cuando nunca levantaron un dedo para corregir las barreras que hicieron que nuestras vidas fueran miserables o nos dieran igual acceso a medidas preventivas”, denunció.

Gran Bretaña debate sobre la eutanasia

En Gran Bretaña, también se está considerando el suicidio asistido, y el autor defensor de la discapacidad, James Moore, señaló que las personas con discapacidad a menudo son tratadas como cargas.

Moore argumenta que en Gran Bretaña, las personas con discapacidad a menudo experimentan discriminación. “Con algunas excepciones notables, por ejemplo, las personas raras con el potencial de convertirse en deportistas paralímpicos de élite, la sociedad británica no valora a las personas discapacitadas ni a las contribuciones que hacen“, escribe Moore.

Y agrega: “Gran Bretaña frecuentemente tiene el hábito de tratar a las personas discapacitadas no como miembros valiosos de la sociedad, sino como cargas”. 

También señala que las personas con discapacidad sobreviven en gran medida por el capricho del estado. “Para poder vivir y hacer que mi dolor sea manejable, dependo de las drogas y la intervención médica”, explica.

Noel Conway, un británico con una enfermedad de las neuronas motoras, solicitó al Tribunal Supremo el derecho a acabar con su vida mediante un suicidio asistido, y fue denegado.

Mientras Moore dice que entiende y simpatiza con la postura de Conway, argumenta en contra de la posición de necesitar el suicidio asistido antes de que uno se convierta en una “carga” para sus seres queridos, como lo desposee nadie más que el propio Stephen Hawking.

“Es muy posible que una persona discapacitada de otra manera más o menos feliz pueda encontrarse repentinamente en una situación difícil con la familia o los cuidadores, podría, como resultado, comenzar a estar tan convencido de que eran una carga que podrían sentir lo mismo cuando con el apoyo adecuado no lo soñarían”, dice Moore.

Lo cierto es que las personas con discapacidad tienen razón al temer la legalización del suicidio asistido. Se alimenta de los vulnerables, de los enfermos o discapacitados, de los pobres, de los ancianos y de los enfermos mentales. Y más personas necesitan hablar en contra de él, antes de que las compuertas se abran verdaderamente, y no se puedan cerrar de nuevo. 

Fuente: https://www.actuall.com/vida/ben-mattlin-atado-a-una-silla-con-atrofia-espinal-no-es-el-suicidio-asistido-lo-que-necesito/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe