Al principio de la década de 1970, el doctor Russel Sacco trabajaba como urólogo en Oregon –Estados Unidos- y ya era consciente de lo que significaba el aborto.

“Sabía como médico que el aborto significaba matar niños, en definitiva matar seres humanos”, dijo en una entrevista. Sacco reconoce que cuando la Corte Suprema estadounidense consideró el aborto como “legal” se sintió furioso y ahí comenzó su lucha a favor de la vida y de la defensa de los no nacidos.

Fue poco después de este acontecimiento cuando conoció a un compañero patólogo también contrario al aborto cuya labor era destruir los cuerpos de los niños abortados. El médico, en vez de destruir las pruebas, lo que hizo fue guardarlas en frascos con formaldehido que sirvieron para mantener los cuerpos en perfecto estado.

Fue entonces cuando Sacco pidió permiso para tomar unas fotografías de esos cuerpos con miras a “dar conferencias y concienciar sobre cómo proteger la vida prenatal”. De esta manera pudo catalogar cada cuerpo y calcular sus tiempos de desarrollo.

De esta idea surgió la imagen que cambió la mentalidad de generaciones y que sigue haciéndolo hoy en día. Se la conoce como “Pies pequeños” o “Pies preciosos” y en ella aparecen dos pies minúsculos en contraste con el tamaño de los dedos de la mano que los sostienen.

Imagen del doctor Sacco de un bebé abortado.
Imagen del doctor Sacco de un bebé abortado.

El impulso definitivo para el movimiento provida

Más adelante, Sacco conoció al doctor John Willke, reconocido como el ‘padre’ del movimiento provida norteamericano.

Willke fundó en 1970 ‘Derecho a la vida’ de Cincinnati que se uniría al ‘Derecho a la vida’ nacional. En 1991 fundó el Instituto de Ciencias de la vida donde trabajó hasta su muerte en 2014. Según recoge el portal LiveAction, un homenaje póstumo reconoció su labor como uno de los responsables de potenciar la educación en el derecho a la vida gracias a las “diapositivas Willke” que muestran gráficamente el desarrollo fetal y los procesos abortivos.

Sacco y Willke se conocieron en 1971 en una reunión en California del Consejo provida y allí fue cuando pudo mostrar las imágenes de los fetos abortados y pedir la opinión de Willke.

Imagen del doctor Sacco de un bebé abortado.
Imagen del doctor Sacco de un bebé abortado.

El patólogo, asombrado por la claridad de las diapositivas, entendió rápidamente el poder de las mismas. Con el permiso del autor, Willke utilizó la imagen de “Pies pequeños” en la portada de la obra ‘Manual sobre el aborto’ y ésta se hizo viral y ha sido replicada en incontables panfletos, libros y manuales para concienciar sobre el tema, convirtiéndose en un símbolo de la lucha por la vida.

Fuente: https://www.actuall.com/vida/poder-la-imagen-concienciar-las-nuevas-generaciones-una-foto-bebe-abortado/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe