Los maestros intentan memorizar cada uno de los nombres de sus alumnos. Son pequeños de entre 1 y 5 años que comienzan sus primeras experiencias en la vida preescolar. Y no los recuerdan solo para tener un vínculo más cercano con ellos, sino para evitar palabras que consideran prohibidas en ese contexto de enseñanza: “niña” y “niño“.

El plan se inició y se está concretando en dos jardines de infantes de Suecia, donde los profesionales a cargo de esas instituciones intentan suprimir desde temprana edad lo que califican como “normas de género“.

En Nicolaigarden y Egalia —donde se llevan adelante estas prácticas— los menores no están asignados a determinados elementos de juego según su sexo, sino que se les permite cruzar las barreras que la sociedad les dictaría en colegios con una educación y formación estándar.

Los niños juegan en el jardín de Egalia, donde se fomenta que crucen barreras y practiquen lo que más les guste (Gentileza: CNN)

Los niños juegan en el jardín de Egalia, donde se fomenta que crucen barreras y practiquen lo que más les guste (Gentileza: CNN)

Las maestras están entrenadas para no categorizar determinados juegos solo para un “niño” o una “niña”, sino que los alientan a experimentar con actividades que a priori están diseñadas para el sexo opuesto. Según un estudio del Journal of Adolescent Health la sociedad genera “camisas de fuerza de género” hacia los 10 años. Es por eso que esas dos escuelas de Suecia pretenden inculcar desde bien temprano otro tipo de enseñanzas.

Suecia está entre los cuatro países de mayor igualdad de sexo en el mundo. Y el Gobierno está disponiendo de mayor presupuesto para la educación para poder mejorar en ese rubro específico. “Después de habernos grabado y mirarnos entre nosotros, comprendimos que no debemos cambiar a los menores, sino a nosotros“, indicó Lotta Rajalin directora de Nicolaigarden y Egalia, los jardines “neutrales” de Estocolmo.

Lotta Rajalin máxima autoridad en Nicolaigarden y Egalia, los jardines “neutrales” de Estocolmo (Gentileza: CNN)

Lotta Rajalin máxima autoridad en Nicolaigarden y Egalia, los jardines “neutrales” de Estocolmo (Gentileza: CNN)

Pero, ¿qué observaron? Lo que pudieron ver las maestras en sus estudios es que trataban con diferentes tonos a niños y niñas. Incluso en situaciones puntuales de un llanto, el trato hacia las mujeres era más contemplativo que hacia los varones. “Tratamos de sacar las barreras que detienen a los niños como a las niñas a hacer lo que quieran“, añade Rajalin en diálogo con CNN. “Queremos que todos los niños tengan las mismas oportunidades de sentir, expresar, desde qué color les gusta a qué deporte practicar. No queremos limitarlos“, dijo.

Fuente: http://www.infobae.com/america/mundo/2017/09/28/nina-y-nino-las-palabras-prohibidas-en-jardines-de-infantes-para-luchar-contra-los-estereotipos/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe