Las enfermedades de transmisión sexual se elevaron a un máximo histórico en Estados Unidos el año pasado, anunciaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades esta semana.

Hubo más de dos millones de casos de clamidia, gonorrea y sífilis en todo el país en 2016.

Ese fue «el número más alto registrado», según el informe anual de vigilancia de enfermedades transmitidas sexualmente del CDC publicado el martes.

La mayoría de los nuevos casos diagnosticados (1,6 millones) fueron clamidia, según el informe, que afecta a ambos sexos. Pero los hombres homosexuales y bisexuales liderizaron las estadísticas tanto en la gonorrea como en la sífilis.

Mientras que la gonorrea aumentó entre los hombres y las mujeres en 2016 (a 470.000 casos), el informe dijo que los aumentos más agudos fueron entre los hombres en el 22 por ciento.

Miembros de las comunidades LGTBI entre los más afectados

Además, dijo: «La investigación sugiere que una gran proporción de nuevos casos de gonorrea están ocurriendo entre hombres homosexuales. Estas tendencias son particularmente alarmantes a la luz de la amenaza creciente de la resistencia a los fármacos al último tratamiento de gonorrea recomendado.

«Los hombres homosexuales también lideran las infecciones por sífilis», continúa el informe de los CDC. «Los hombres homosexuales constituyen la mayoría de los casos de sífilis, y la mitad de ellos también vivían con el VIH, señalando la necesidad de integrar los servicios de prevención y atención de las ETS y el VIH».

Las tasas de sífilis aumentaron en general de 2015 a 2016 en casi un 18% a casi 28.000. La mayoría de estos casos se encuentran entre los hombres, según el CDC, en particular entre gays, bisexuales y otros tipos de personas pertenecientes a los colectivos LGTBI.

Junto con hombres homosexuales y bisexuales, la epidemia también se está acelerando en mujeres y bebés.

Hubo un 36% de aumento en los casos de sífilis entre las mujeres y un 28% de aumento (más de 600 casos) en la sífilis entre los recién nacidos (sífilis congénita) durante el momento de preparación del informe. Esto llevó a «más de 40 muertes y graves complicaciones de salud entre los recién nacidos», afirmó.

Gail Bolan, directora de la División de prevención de enfermedades de transmisión sexual de los CDC, dijo: «Cada bebé nacido con sífilis representa un trágico fracaso de los sistemas. Todo lo que se necesita es una simple prueba de STD y tratamiento antibiótico para prevenir esta enorme angustia y ayudar a asegurar un comienzo saludable para la próxima generación de estadounidenses».

Las tres ETS se pueden curar con antibióticos, pero si permanecen sin diagnosticar y sin tratamiento, pueden tener serias consecuencias para la salud. Estos incluyen la infertilidad, el embarazo ectópico que pone en peligro la vida, la muerte fetal infantil y el aumento del riesgo de transmisión del VIH.

Jonathan Mermin, director del Centro Nacional de VIH / SIDA de los CDC, Hepatitis Viral, ETS y Prevención de la Tuberculosis, advirtió que la amenaza de ETS estaba aumentando más rápido de lo que los proveedores de salud pueden responder.

«El aumento de las ETS es una clara advertencia de una creciente amenaza», dijo Mermin. «Las ETS son un enemigo persistente, que crece en número y supera nuestra capacidad de respuesta».

Fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=30541

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe