Por Carlos Alvarez Cozzi.

Se veía venir en cualquier momento. El Parlamento europeo, funcional a la ideología de género, ha emitido una resolución contraria totalmente a la protección integral de los derechos humanos que dice defender. Porque los bebés abortados son seres humanos y ampara sus derechos el estatuto jurídico del embrión. La resolución referida afirma que «La negación de los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluido el aborto seguro y legal, es una forma de violencia contra las mujeres y las niñas», afirma una resolución aprobada por el Parlamento Europeo de forma mayoritaria, con 489 votos a favor, 114 contra y 69 abstenciones.

La resolución se dictó como medida de respaldo de la Unión Europea a la Convención de Estambul, el tratado del Consejo de Europa, y tiene la «intención» de «prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y las niñas», según se expresa.

La contradictoria resolución no hace mención ni condena el aborto selectivo por cuestión de sexo, lo cual también es una forma de violencia contra la mujer, y es una auténtica discriminación por cuestión de sexo.

Adviértase que considerar que la protección legal de fetos humanos en el vientre materno, el 50% de los cuales corresponden a niñas, es decir a fetos de sexo femenino, que son los seres humanos más indefensos, es una “forma de violencia contra las mujeres”, es la demostración más clara del sesgo ideológico de género que lamentablemente el Parlamento europeo ha tomado contra la ciencia y la biología.

 

El texto de la resolución afirma de forma literal:

«La negación de los servicios de salud y derechos sexuales y reproductivos, incluido el aborto seguro y legal, es una forma de violencia contra las mujeres y las niñas, reitera que las mujeres y las niñas deben tener control sobre sus cuerpos y sexualidades; a los Estados Miembros que garanticen una educación integral en sexualidad, acceso fácil de las mujeres a la planificación familiar y toda la gama de servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los métodos anticonceptivos modernos y el aborto seguro y legal».

Claro que las personas deben ver sus derechos humanos protegidos. Lo que sucede es que para esta resolución, los fetos no son seres humanos, lo cual es una barbaridad ética, científica y jurídica!

Y además se presenta el aborto como un “derecho”, cuando es evidente que nadie debe disponer sobre la vida de otro ser humano en forme impune y generalizada.

Cuando se habla en la resolución del “control del cuerpo de las mujeres”, se desconoce abiertamente que el nuevo ser no es parte del cuerpo de su madre. Posee un código genético diferente al de su madre y al de su padre.

Y cuando se expresa que las niñas tienen derecho también a disponer de sus cuerpos se está afirmando que el aborto es un derecho, agravado por tratarse de menores de edad, en abierto desconocimiento de los institutos de la patria potestad y de la tutela.

Ante todo ello, y con la perversa lógica de género, toda ley que proteja la vida del feto es considerada como “violación de los derechos de la mujer”.

Derechos que naturalmente no pueden incluir disponer sobre la vida de otra persona. Si bien hay leyes nacionales de Estados de Europa que despenalizaron el aborto en determinados casos, pretender transformarlo en un “derecho” de la mujer, implica un trecho amplio y que se da contra la realidad de los derechos derivados del estatuto jurídico del embrión humano.

El relativismo se transforma en dictadura cuando por medio de leyes o de resoluciones, contrarias al orden natural, se pretende tergiversar el derecho natural de todo concebido a crecer y nacer. De sexo femenino y obviamente también del masculino.

La lucha por el Derecho, continúa…

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe