La 69 edición de los Premios Emmy, celebrada en Los Ángeles, se ha convertido en una gala pro-LGTB.

No cuentan ya la calidad de actores, guionistas, directores o series. O no sólo. Lo verdaderamente decisivos son su militancia gay o lesbiana. Lo cual no deja de ser una deformación del certamen, al primar los criterios extratelevisivos y extraprofesionales.

La propia gala fue un espectáculo trufado de escenas LGTB con numerosos guiños al, por otro lado, cada vez más poderoso lobby.

Así Lena Waithe, premiada por mejor guión de comedia en la serie Master of None, le dedicó el premio a la comunidad LGTBI.

En su discurso detalló: ”Os veo a todos y cada uno de nosotros. Aquello que nos hace distintos es nuestro superpoder. Cada día cuando sales por la puerta y te pones tu capa imaginaria, tienes que ir por allí y conquistar el mundo, porque el mundo no sería tan bonito si nosotros no estuviéramos en él”.

Mejor TV movie a una historia lésbica

De hecho, uno de los capítulos de Masters of None que escribió Lena Waithe está inspirado en su propia experiencia.

En él, el personaje de Denise sale del armario delante de toda su familia el día de Acción de Gracias.

Por otro lado, el Emmy a la mejor TV movie, también se lo llevó una historia lésbica: San Junípero. En concreto, se centraba en una comedia de amor entre dos mujeres.

Asimismo, Kate McKinnon fue la primera colaboradora de Saturday Night Live abiertamente lesbiana. Y se hizo con el Emmy de mejor actriz de reparto de comedia por segundo año.

Unos Emmys contra Trump

Y como todo va unido, no se perdió la ocasión de zaherir a Donald Trump, muñeco del pim-pam-pum de la progresía hollywoodiense.

En este sentido, uno de los momentos más aplaudidos fue cuando las actrices Jane Fonda, Dolly Parton y Lily Tomlin, abiertamente lesbiana, aparecieron en escena.

La ovación aumentó cuando la octogenaria Jane Fonda recordó que en los años 80 se negaron a ser controladas por un hombre sexista, mentiroso, hipócrita y fanático. Todo ello como alusión a la película 9to5 que hicieron las tres.

Pero Lily Tomlin hizo su lectura política apostillando que  en 2017 siguen sin querer ser controladas por un hombre sexista, mentiroso, hipócrita y fanático. Refiriéndose así al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Fuente: https://www.actuall.com/familia/los-emmys-2017-lo-de-menos-era-la-calidad-lo-importante-que-fueran-pro-lgtb/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe