Aunque no le vea la carita, le quiero desde el primer momento”. Es lo que dicen muchas embarazadas cuando hablan de su bebé. El caso de Mateo supera la normalidad. Nació estando su mamá en coma vegetativo a causa de un accidente de tráfico. De modo que habrá que esperar a que la medicina consiga “despertar” a Nélida para que ya sí pueda ver cómo es el hijo que ha llevado en las entrañas todo este tiempo.

Mateo nació el 12 de agosto en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS), del distrito de Santa Rosa del Aguaray, en Paraguay. El parto hubo de ser por cesárea ya que la madre seguía en estado vegetativo desde que sufrió el accidente a comienzos de año. El cuerpo de Nélida Barreto, sin embargo, logró llevar todo ese tiempo la gestación adelante y no solo eso: avisar de que se acercaba el momento de nacer de la criatura. 

 

Nélida “avisó” de que llegaba el momento del parto

Según relató a ABC Digital Lourdes Barreto, hermana de Nélida, el 12 de agosto, alrededor de las 11 de la mañana, Nélida comenzó a inquietarse y a lagrimear mucho. Su familia, que ha estado todo este tiempo cuidando de la joven en la casa familiar, se puso en contacto con el ginecólogo. Este ordenó hacer una ecografía de inmediato. “Mandamos a hacer el estudio lo más rápido que pudimos, y le enviamos el resultado al doctor por WhatsApp, de tan urgente que era todo. Ahí ya le comunicó que tenía que internarse urgentemente”, dijo Lourdes.

La trasladaron desde la casa de su hermana en Reducto, San Lorenzo, hasta el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS) y a las 14.24 horas nació Mateo, a las 34 semanas de embarazo. Su mamá llevaba en coma 26 semanas.

A pesar de que no puede disponer de los cuidados de su madre en estos momentos, el bebé recibe la atención de toda la familia, que primero se volcó en cuidar jornada tras jornadas a Nélida y ahora lo hace con más energía, pensando en que pueda ver algún día a su hijo. Mateo es el tercero, después de dos varones de 13 y 8 años.

El accidente ocurrió conduciendo Nélida, a quien acompañaba un chófer. Se dirigía hacia la capital, Asunción, había tormenta y, por motivos desconocidos, ella pidió conducir cuando estaban en la ciudad de Santa Rosa del Araguay. En un momento dado, perdió el control del vehículo y este se precipitó por el puente Jejuí desde 7 metros de altura. en el hospital se le practicaron algunas intervenciones quirúrgicas en la zona craneal pero no hubo éxito, más allá de que la joven quedara en estado vegetativo. Lo suficiente, sin embargo, para que haya podido llevar hasta el final el embarazo. Esto mismo ha hecho crecer en los familiares la esperanza de que la fortaleza de Nélida ayude a su restablecimiento.

 

Siempre alegres junto a la mamá

Los cuidados que Nélida recibe son una muestra de la unión familiar y del cariño y la perseverancia. Decidieron crear un clima alegre alrededor de la joven.“Todos los días estamos hablando de cosas lindas, viendo la tele… Porque si vos llorás, le ponés más triste parece. Entonces tratamos de demostrarle alegría. Le hablamos, cuando vamos a comer, le comunicamos todo. ‘Buen día’, ‘buenas noches’, ‘vamos a dormir’, ‘vamos a bañarnos’, ‘hoy es tal día’, ‘hace mucho frío’, ‘hace calor’; la tratamos normal”, contó Lourdes. “Hoy, por ejemplo, toda la tarde abrió los ojos y miraba. Recién cuando le pusimos a su bebé en su brazo logró dormirse, y también Mateo, que por lo visto siente a su mamá”, añadió la tía del bebé.

Viendo al nuevo miembro de la casa, es más fácil ahora pensar que se acerca la mejoría de Nélida: “Como Mateo vino ahora es un milagro, ahora esperamos el segundo milagro. Alguna vez le podremos contar la increíble historia de cómo nació”, comenta Lourdes.

Fuente: https://es.aleteia.org/2017/09/15/nacio-con-su-mama-en-coma-desde-el-segundo-mes-de-embarazo/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe