Por Tomás I. González Pondal

Bachelet las quiere todas. Aprueba asesinatos, pero no le gusta que la llamen con la palabra que recibe una persona que hace tales aprobaciones. Y se pone entonces como esos niños chicos que hacen puchero cuando el padre los reta.

La invitan a un Te Deum y allí algunos le gritaron asesina. Pero no le gustó. ¿Por qué no? Se lo advirtieron mucho antes. Mucho antes un pueblo casi por completo le dijo ¡no al aborto! Pero ella no quiso escuchar. Ella hizo oídos sordos; no le importó el clamor de una sociedad ni muchos menos el clamor de todos los que serían pasados a degüello gracias a su medida sanguinaria. ¿Por qué ahora el enojo, si debería estar muy feliz de que la llamen con el nombre que ella misma fue buscando?

Pero la vocera de Bachelet, Paula Narváez, con metodología insufrible de víctima falsa, acotó: “Nosotros fuimos invitados a un acto de oración por Chile, a un acto de oración por la patria, y no a un acto de campaña”. Precisamente como no era un acto de campaña hubieran hecho muy bien en no asistir. Me resulta un acto de máxima felonía decir que se va a rezar por la patria, cuando se ha aprobado con deleite diabólico -¡y se persiste en la aprobación!- la liquidación de los seres humanos más indefensos con los que cuenta toda patria.

La vocera no tiene idea del hombre simple: quien grita “asesina” a quien aprueba asesinatos, no está favoreciendo ninguna campaña. Está gritando con indignación una verdad de sentido común, está diciéndole a un “sordo voluntario” que el inocente tiene derecho a vivir. Es ese mismo hombre el que precisamente tiene un odio significativo frente a campañas como la bechelecida.

La vocera también afirmó: “Creemos que es importante que en este tipo de actos prime el respeto a las diferencias, prime el respeto a las diversas opiniones que existen en nuestro país y que forman parte de nuestra democracia”. La señora parece no seguir sus propios pedidos. Si pide que se respete la diversidad de opiniones, debe aceptar sin más que alguien haga saber, no ya una opinión sino una verdad, y es esta: dentro de la expresión “asesina” quedan incluidos los que promueven abortos. El respeto a las diferencias se lo llevó puesto Bachelet y los congresistas que aprobaron las maniobras abortivas. A ellos nos les importó nada las diferencias accidentales entre un ser humano en gestación y un ser humano ya gestado. Ellos decidieron a favor del asesinato.

Paula Narváez remató sus dichos diciendo: “Cuando se le falta el respeto a la Presidenta, se le falta el respeto a Chile. Nuestro deber es gobernar para todas y todos los chilenos, con respeto a las distintas posiciones y sin imponer creencias personales”. Me temo que la vocera está desorientada: gritar “asesina” no constituye objeto de fe. El hombre no está diciendo “crean” que ella favorece asesinatos. Simplemente está mostrando una evidencia. No hay que ser creyente para decirle a quien roba, ladrón. Ignora la vocera en sus torpes palabras que violaron lo que ahora reclama: precisamente la Presidente faltó terriblemente al deber de gobernar para el bien común de todos, pues los pequeños humanos en gestación pertenecen al todo.

No tengo idea qué clases de lecciones políticas ha recibido la señora Narváez, pero entiendo que a Maquiavelo lo está siguiendo muy bien. Amén de que no veo una falta de respeto en lo que alguien gritó, es Bachelet la que le ha faltado el respeto a Chile y, principalmente, a Dios, pues es ella quien admitió se de muerte a los hijos que se gestan en su propia tierra. A Herodes no le gustó para nada lo que Juan el Bautista le enrostraba. Obvio que también los “voceros” de aquel entonces lo vieron como una falta de respeto. Su cabeza rodó, porque la caridad también es una rosa con espinas, y, por tanto, pincha.

Comprendo que Bachelet prefiera los aplausos masónicos a los gritos de unos ciudadanos. Lamento que ella no pueda comprender que la verdad muchas veces grita, y hasta a veces se viste de sangre.

Fuente: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=361712154259534&id=100012622573251

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe