Hola, soy Viviana Victoria, de Argentina y quiero compartir con ustedes mi testimonio de vida.

A los 12 años empecé a sufrir abusos sexuales por parte de un amigo de la familia que vivía en nuestra casa y que era 11 años mayor que yo.

Soporté esta situación nada menos que 2 años. Con el paso del tiempo y a medida que me hacía mayor, cada abuso suponía una  gran confusión dentro de mí. Quería escapar pero tenía miedo. Consideraba que ya había perdido mi niñez. Que ésta ya era algo  del pasado. Y ansiaba encontrar algún día  mi primer  novio. Pero eso pasó al olvido. Sentía asco hacia él  pero a la vez apego. Ya no resistía las últimas veces que me violaba.

Hasta que,  a los 14 años, quedé embarazada y el hijo que di a luz vino a quitarme esos deseos de suicidarme que tenía y toda mi infelicidad. Me salvó la vida y me dio esperanza a pesar de la manera en la que llegó a este mundo.

Cuando mi madre se enteró se llenó la boca culpándome. Me obligó a casarme con el padre de mi hijo  y a callar todo lo que había estado ocurriendo mientras me decía: “Si tu padre se entera, lo mata y pasa el resto de sus días en la cárcel. ¿Eso quieres tú?”.

Me casé y tuve un segundo hijo con él. Él me hizo conocer todas sus fantasías… Pero nunca logró conmigo los famosos tríos y demás que sí consiguió con otras chicas del barrio.

Estos dos hijos míos fueron y son muy amados. Uno tiene 29 años  y el otro 27 años. Los amo. Fueron criados por mis papás más que por mí y con mucho amor.

Me fui de casa cuando me separé porque mi mamá no dejaba de presionarme para que volviera con él y me junté rápidamente con el primero que me pasó por delante  y me quitaron a mis nenes porque yo aún  era menor de edad  y el hombre con el que me junté no era el padre. Todo gracias a la persecución de mi mamá. Aún  con todo, yo nunca la odié y es y será un amor en mi vida. Yo siempre la obedecí. Soy hija  adoptada y de bebé nunca fui aceptada por mi mamá que ya tenía una hija con mi papá.

En mi vida he tenido 7 hijos más, un total de 9 y amo a todos por igual, me dan los mismos quebraderos de cabeza sin afectarme la manera en que los concebí.

Yo creo que traer hijos al mundo debe ser consecuencia del amor pero, cuando no es así, el vínculo con tus hijos es el mismo. Yo nunca tuve un hijo fruto de un hombre amado. Así que los amo más que  sus padres. Porque ellos fueron abandonados por los dos hombres. Mis hijos son iguales todos para mí .

Me costó amar a un hombre y cuando lo hice…él no me correspondió … Pero el amor a mis hijos está allí  y más ahora que ya soy abuela  porque mi hija de 23 años ya me ha dado una nietita.

Acabaré contando que no todo es color de rosa. A mí hijo mayor, el que fue fruto de la violación de su padre, le costó mucho asimilar la verdad sobre su concepción. Él no es capaz de entender por mucho que se lo repita que él me salvó la vida a mí.  No entiende que fuera dadora de vida sin existir amor…

Yo soy Cristiana Evangélica y oro mucho por mis hijos. Les pido a ustedes que hagan lo mismo por ellos”.

BIO: Viviana Victoria, madre argentina. Escribió este breve testimonio de vida para Salvar El 1 y poder así ayudar a muchas mujeres que pasen por una situación parecida.

Fuente: http://salvarel1.blogspot.pe/2017/08/mi-hijo-me-salvo-la-vida.html

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe