La Generación del Milenio ha crecido en medio de una explosión tecnológica. La expansión de Internet, la invención del iPhone, el nacimiento de las redes sociales, el advenimiento de Skype y WhatsApp.

Pero el siglo XXI también podría ser conocido como un momento de gran progreso contra el aborto: una de las mayores plagas que asola la humanidad.

Aunque no es suficiente, se han impuesto límites reales al aborto, gracias a la aprobación de la prohibición del aborto de nacimiento parcial a nivel nacional, la prohibición del aborto las etapas finales de gestación, la prohibición del aborto por desmembramiento y otras leyes a nivel estatal en los Estados Unidos.

El Instituto Guttmacher, el antiguo brazo derecho de investigación de la multinacional abortista Planned Parenthood, informa que las tasas de aborto están en su nivel más bajo desde 1973, el terrible año en que el caso Roe v. Wade legalizó el asesinato de inocentes. La tasa registrada más reciente es de 16,9 abortos por cada 1.000 mujeres de 15 a 44 años de edad, muy por debajo del máximo récord de 29,3 por 1.000 mujeres en 1981.

Se ha estimado que más de 3.500 centros de ayuda para embarazos están en operación en los Estados Unidos y, y tal como el grupo de presión abortista NARAL admite con pesar, estos centros superan en gran medida las instalaciones de aborto. Los centros de embarazo ofrecen asesoramiento y asistencia integral a las mujeres que enfrentan embarazos inesperados, ofreciendo todo tipo de ayuda, desde pañales hasta referencias de guarderías. Incluso se ha sabido que las mujeres solicitan que los voluntarios de centros de embarazo sirvan como sus compañeros durante el proceso del parto.

Los grupos pro-vida han crecido exponencialmente en los campus universitarios, y la asistencia a las marchas por la vida han sido impulsadas por multitud de estudiantes de secundaria y universitarios que descienden en Washington DC cada 22 de enero.

Las imágenes de ultrasonido en cuatro dimensiones se han destacado en las páginas de Facebook y Twitter, sitios web y blogs. La humanidad del niño por nacer ha sido bien documentada en estas imágenes a través de las redes y medios sociales.

Ciertamente, queda mucho por hacer para que el terrible mal que es el aborto llegue a su final. Más de 59 millones de estadounidenses han muerto asesinados por medio del aborto legal desde que fue legalizado en todo el país en 1973. Los grupos pro-aborto continúan su arremetida nacional en contra de los derechos de los niños por nacer, y siguen sin reconocer la devastación que el aborto ha causado a las mujeres durante generaciones.

Sin embargo, en apenas las dos primeras décadas del siglo XXI, se ha avanzado mucho en la reducción a la demanda de abortos en Estados Unidos. El fin de Roe v. Wade ya no parece ahora imposible de llegar.

Fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=30211

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe