En países como Gran Bretaña, Sudáfrica y algunas provincias de Canadá y Estados Unidos se permite esta práctica, pero sin fines de lucro. A pesar de que establecen amplios y costosas mecanismos de vigilancia, no se impide la realización de contratos que establecen el pago a cambio de la entrega de los niños, usando etiquetas más amables como el pago de donativos, compensaciones y gastos por el embarazo. Lo que constituye una mercantilización simulada.

En 2015, el propio Parlamento Europeo hizo un llamado a prohibir esta práctica, señalando que “atenta contra la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas son usadas como una mercancía; considera que la práctica de la gestación subrogada implica la explotación reproductiva y el uso del cuerpo humano con fines de lucro o cualquier otro”, por lo que debería “ser prohibida y tratada como un asunto urgente en los instrumentos sobre derechos humanos”[1].

La tendencia internacional se dirige hacia la restricción del alquiler de úteros, primordialmente aquella de tipo comercial, como una medida de protección a los derechos humanos de las mujeres y de los niños involucrados.

Diversas investigaciones académicas han constatado que en torno a la renta de vientres existe una amplia desigualdad entre los solicitantes y las mujeres gestantes, siendo que estas últimas aceptan comúnmente movidas por la necesidad.

Dicha desigualdad se manifiesta también a nivel internacional al detectarse países demandantes (particularmente desarrollados) y países ofertantes (en su mayoría en vías de desarrollo, como es el caso de México). Esto motiva lo que se conoce como turismo reproductivo.

Al respecto, al evidenciarse una serie de abusos e irregularidades, entre el 2014 y el 2016, en naciones que anteriormente eran considerados destinos reproductivos como la India, Tailandia, Vietnam y Nepal se presentaron diversas iniciativas para restringir de manera importante esta práctica.

Sin embargo, esto dio pie a que el llamado turismo reproductivo se trasladara a otros países, como México, particularmente al estado de Tabasco, entidad cuya regulación todavía permite el alquiler de vientres. Al convertirse en una problemática social grave en esa entidad, y se evidenciara la desprotección que sufren los niños, el Congreso local reformó el Código Civil de Tabasco para prohibir esta práctica a favor de los extranjeros y prohibir la intervención de los intermediarios, entre otras.

 

Controversias legales

El hecho de que en esta práctica puedan existir hasta seis personas que reclamen la paternidad o maternidad de los niños nacidos mediante este procedimiento, violenta el interés superior del menor y vulnera sus derechos humanos más básicos, como lo es el derecho a la nacionalidad, la identidad, conocer su origen genético y/o biológico, así como a permanecer con su familia de origen, entre otros. Lo que ocasiona con frecuencia problemáticas legales largas, costosas y desgastantes.

 

Futuro incierto

Un factor que genera posturas contrarias a la Explotación Reproductiva consiste en el futuro incierto de los bebés, ya que al nacer son entregados a cambio de un pago en dinero o en especie y nadie sabe a dónde van a dar, no existe autoridad alguna en nuestro país que garantice su sano desarrollo o por lo menos tenga idea de su paradero o destino.

Más allá de evidenciar que la práctica de la renta de vientres representa un problema serio, para Early Institute lo verdaderamente importante es colocar en el centro de este tema al bienestar superior de los niños, en el contexto actual en donde se discute y analiza la solidez del Sistema Nacional previsto en la Ley General de Niñas, Niñas y Adolescentes, el cual fue creado, precisamente, para garantizar la plena efectividad y respecto a los derechos fundamentales de los niños en nuestro país, evitando prácticas como la renta de vientres, que representan una violación sistemática a sus prerrogativas más esenciales como la identidad, su salud y el derecho a la familia.

Early Institute es un Think tank autónomo e Interdisciplinario de profesionales mexicanos dedicados 100% al análisis y diseño de propuestas para proteger a los niños y a su familia.

Fuente: http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/nacional/2017/8/10/riesgos-maternidad-subrogada-mexico-mundo-669964.html

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe