El hecho de que una mujer embarazada sea diagnosticada de un cáncer de mama no tiene por qué suponer necesariamente un aborto ya que esta decisión no mejora su pronóstico, aunque si es aconsejable que sea tratada en un hospital por un equipo multidisciplinar de especialistas.

La doctora Cristina Saura, investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama i Melanoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y jefa de la Unidad de Mama del Servicio de Oncología Médica del mismo hospital, ha explicado este viernes en una rueda de prensa en Barcelona que aún hoy hay médicos que recomiendan a las mujeres afectadas por un cáncer de mama y embarazadas que aborten para poder tratarlas con mayor eficacia.

“Hay alternativa”, ha afirmado Saura, que ha hecho un seguimiento de una cincuentena mujeres en esta situación a las que se ha tratado en el Hospital de la Vall d’Hebron a lo largo de los últimos quince años.

La doctora ha opinado que “es razonable que finalmente la mujer afectada decida abortar, pero ha de saber que hay alternativa y que la decisión debe ser personal, no médica”.

El estudio que ha elaborado la investigadora ha sido la base de su tesis doctoral, que ha presentado ante un tribunal académico y que ha sido dirigida por el doctor Javier Cortés, investigador asociado del VHIO y jefe de sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

En su estudio, se concluye que el tratamiento en los casos de mujeres embarazadas con cáncer de mama debe ser lo más parecido posible al de una paciente no embarazada.

“Esto incluye la cirugía, cuando fuese precisa, en cualquier momento del embarazo, así como la quimioterapia con antraciclinas y/o taxanos (medicamentos anticáncer), a partir del segundo trimestre”, ha explicado Saura.

La especialista ha añadido que “lo que sí se debe desaconsejar es el uso de radioterapia o fármacos biológicos, y aquellos de los que no se disponga de información en cuanto a posibles interacciones durante el embarazo”.

La quimioterapia “no produce ninguna alteración neuropsicológica posterior del neonato, ni tampoco cardiológica, por el hecho de estar expuesto a la quimioterapia intrauterina”, ha asegurado la doctora Saura.

Un equipo multidisciplinar para el tratamiento

Desde hace años, Vall d’Hebrón y el VHIO cuentan con un programa para tratar a estas pacientes de una forma integral, con la implicación de un equipo multidisciplinar integrado por profesionales de Ginecología y Obstetricia, Medicina Fetal, Oncología, Cirugía de Mama, Pediatría y Cardiología, informa EFE.

Este programa clínico incluye la recogida de datos sobre los tratamientos recibidos, se hace un seguimiento de los niños a largo plazo y se estudian factores en la sangre materna que puedan predecir potenciales complicaciones durante el embarazo.

“Las claves importantes en la lucha contra el cáncer son básicamente tres: la investigación, el desarrollo de tratamientos nuevos y la prevención”, ha precisado la doctora.

La supervivencia general de mujeres embarazadas con cáncer de mama puede ser inferior a la de mujeres no embarazadas a consecuencia, ha considerado la especialista, “de la demora en el momento del diagnóstico y que éste se produzca en estadios más avanzados”.

Por ello, ha recomendado que el examen de las mamas forme parte de la atención de rutina también durante el embarazo.

La mayoría de los casos tratados en Vall d’Hebron son mujeres de toda Cataluña aunque también han acudido al hospital barcelonés enfermas de Galicia y Baleares.

 

Fuente: https://www.actuall.com/vida/un-estudio-sostiene-que-el-cancer-de-mama-no-es-un-motivo-medico-para-abortar/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe