Los padres del bebé británico en estado terminal Charlie Gard han anunciado que ponen fin a la batalla legal que mantenían a fin de poder someter a su hijo a un tratamiento experimental en Estados Unidos.

El abogado que representa a la pareja formada por Chris Gard y Connie Yates, Grant Armstrong, dijo que “tristemente, el tiempo se ha agotado” para poder tratar al pequeño de 11 meses, que padece el síndrome de depleción de ADN mitocondrial, un extraño desorden que inhabilita la capacidad del cuerpo de dar energía a los músculos.

“Para Charlie es demasiado tarde. El tiempo se ha acabado. Se han producido daños musculares irreversibles y el tratamiento ya no puede tener éxito. Debido al retraso, la ventana de oportunidad se ha perdido”, ha subrayado.

Los padres del bebé, que permanece ingresado en el hospital Great Ormond Street de Londres, conectado a unos aparatos que le mantienen con vida, mantenían un conflicto judicial con ese centro, que dirime el Tribunal Superior de Londres y estaba previsto que mañana esa corte decidiera si autorizaba o no que el pequeño sea llevado a EE.UU.

El matrimonio Gard llevaba meses batallando con el hospital para trasladar a su hijo a los Estados Unidos, donde estaba previsto que recibiera tratamiento expertimental. Los responsables del centro pediátrico se opusieron legalmente a la decisión de los padres.

El caso llegó al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que decretó la muerte del menor por desconexión de los aparatos que suponen su soporte vital. Sólo la movilización mundial logró alargar la disputa en los tribunales.

Algunos investigadores remitieron al hospital sus avances en enfermedades mitocondriales análogas a la de Charlie y padres de niños que han sobrevivido varios años también alzaron su voz por la vida de Charlie Gard.

Hasta el papa Francisco se pronunció a favor de Charlie Gard. También Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, nación que había anunciado que le otorgaría la ciudadanía para facilitar los trámites. Más de medio millón de ciudadanos de los cinco continentes reclamaron una oportunidad para Gard a través de la plataforma CitizenGO.

El caso del bebé Charlie Gard ha mostrado al mundo la maligna injerencia que puede tener el Estado cuando se entromete en decisiones muy delicadas que sólo competen a los padres de familia. Charlie ha perdido la oportunidad de vida que sus padres querían darle por culpa de un Estado que les arrebató su derecho a elegir. Que algo así nunca más se repita.

Fuente: https://www.actuall.com/vida/los-padres-de-charlie-gard-abandonan-la-lucha-legal-porque-el-tiempo-se-ha-agotado/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe