El autobús de HO con el mensaje “Los niños tiene pene. Las niñas tiene vulva. Que no te engañen” puede circular por Madrid. Le ampara la libertad de expresión, como acaba de subrayar la Audiencia Provincial al invocar una sentencia del Constitucional (“la libertad de expresión comprende la libertad de crítica”).

La Audiencia Provincial de Madrid ha dictado un auto (Auto sobre la libertad de circulación del HOBus) en el que revoca la medida cautelar que impidió al #BusDeLaLibertad circular por las calles de Madrid el pasado mes de marzo con los lemas “Los niños tiene pene. Las niñas tiene vulva. Que no te engañen. Si naces hombre eres hombre. Si naces mujer, seguirán siéndolo”.

La inmovilización se produjo pese a que el propio juez no apreció “delito de odio” en sus mensajes. En la misma línea, tampoco se aprecia delito en el libro que promocionaba el autobús, en el que se describe el contenido de las leyes autonómicas de adoctrinamiento LGTBI.

La sección segunda de la Audiencia, formada por los magistrados Carmen Compaired, Rosario Esteban y Eduardo de Urbano, considera que los mensajes del autobús de la asociación HazteOir.org “son dudosamente delictivos”.

Existen serias dudas de que los hechos en que se apoya [la medida cautelar] puedan ser considerados delito” abunda el tribunal en el fundamento jurídico del auto.

En este sentido, se recuerda la Sentencia del Tribunal Constitucional 235/2007 de 7 de noviembre en la que se especifica que “nuestro ordenamiento constitucional no permite la tipificación como delito de la mera transmisión de ideas“.

En todo caso, los magistrados subrayan que decir, como se reflejaba en el autobús, “No permitas que manipulen a tus hijos en el colegio infórmate con el libro que no quieren que leasno puede considerarse “un atentado a la juventud y la infancia”, porque responde al derecho constitucional de los padres a formar a los hijos “de acuerdo con sus propias convicciones”.

Por otro lado, los magistrados advierten, respecto a la denuncia del Ayuntamiento de Madrid que propició una medida cautelar para que el autobús no circulara, que “admitir la persecución de ideas que molestan a algunos o bastantes no es democrático“.

Esta persecución de ideas, además, “supone apoyar una visión sesgada del poder político como instrumento para imponer una filosofía que tiende a sustituir la antigua teocracia por una nueva ideocracia”.

El auto también recuerda que “las ideas, como tales, no deben ser perseguidas penalmente, en especial cuando no se focalizan específicamente sobre ningún grupo determinado”.

Entre los fundamentos del fallo se analizan “con cautela y sólo de forma analógica” las resoluciones absolutorias adoptadas en significativos casos relativos a las ofensas y la libertad de expresión como el del concejal de Madrid por Podemos Guillermo Zapata, el caso de los titiriteros de “Gora alka-ETA”, o la profanación de la capilla de la Universidad Complutense liderado por la portavoz del Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre.

Incluso, hace referencia a la ausencia de reacción o impedimentos a la circulación del llamado “Tramabús” de Podemos, en lo que pudiera afectar a la reputación de las personas aludidas.

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, considera que “el pronunciamiento judicial vuelve a darnos la razon y demuestra que el autobús ha sido perseguido por algunos politicos porque sacabamos a la luz lo que ellos querian esconder: su perverso plan de adoctrinar sexualmente a los niños en once comunidades autonomas”.

El #BusDeLaLibertad, una historia de éxito 

Tras la prohibición de circular por Madrid y la persecución política a la que se vió sometida la campaña de Hazteoir.org en Madrid, comenzó su periplo por otras ciudades españolas, donde el autobús y sus ocupantes fue objeto de censura y señalamiento por los poderes políticos y de violencia desenfrenada por parte de grupos radicales.

Así, se registraron episodios de violencia extrema en ciudades como Barcelona, Pamplona, Sevilla o Valencia, entre otras. Esa misma violencia se ha repetido en otros países donde la campaña ha seguido funcionando como Estados Unidos, Colombia, México y Chile.

Palos, bates de beisbol, cadenas de moto, piedras, patadas, huevos, insultos, acoso en la calle, agresiones personales… de todo ha habido.

A esta violencia física hay que sumar la extorsión a la que fue sometido el presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, por parte de unos ciberdelincuentes y que está siendo investigada por la Policía Nacional.

La presencia mediática de la campaña generó un impacto publicitario equivalente a 50 millones de euros y marcó la agenda política durante un par de meses, algo impensable hasta entonces para una asociación sin ánimo de lucro con un mensaje contracultural.

Fuente: https://www.actuall.com/democracia/la-justicia-da-la-razon-al-busdelalibertad-de-hazteoir-org-puede-circular-libre-por-madrid/

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe