Cuando hablamos de pornografía, estamos hablando también de una cierta manera de prostitución, dos caras de una misma moneda en la que en demasiadas ocasiones se ven involucrados menores de edad.

Así lo constatan dos documentales que denuncian el negocio del porno, en los que varios expertos sobre esta cuestión alertan, entre otras, sobre cuestiones como estas: “internet es el crack de la adicción al sexo”; “niños con tan sólo diez años acceden habitualmente a la pornografía”; “cualquier jovencita puede acabar trabajando en el porno”; “la vida útil de una niña, en el mayor de los casos es de un año como mucho”.

Pornoepidemia’ y ‘Hot Girls Wanted’ son dos demoledores testimonios de los peligros que entraña, especialmente para las mujeres, por una parte el intentar convertirse en una estrella de la pornografía; y, por otra, el propio consumo de una actividad que puede llegar a convertirse en una adicción con repercusiones nefastas.

La pornografía “está fuera de control” y “crea adictos al ciberporno”

La pornografía “está fuera de control” y “crea adictos al ciberporno”

“Una epidemia fuera de control”

Pornoepidemia es un reportaje publicado por Documanía el 25 de enero de 2012, y que se programó en su momento en ‘La noche temática’ de RTVE. Esta producción estadounidense muestra lo rentable del negocio de la pornografía, sobre todo gracias a internet.

A lo largo del documental, actrices, agentes de cine porno, empresarios, abogados, psicólogos y adictos a la pornografía van apareciendo ante la cámara para explicar su visión de la industria del porno online, así como de los daños colaterales que puede llegar a causar, especialmente entre niños y adolescentes.

“La pornografía se ha convertido en un mundo de una dureza sin límites disponible a un clic de ratón”. Se trata de una actividad que, literalmente, “está fuera de control” y “se va a convertir en una epidemia”, que “ya ha creado adictos al ciberporno”, advierte el reportaje en su inicio.

En el documental se hace referencia al enorme negocio que representa esta actividad: “si sumamos los ingresos que producen el deporte profesional y la música en directo quedarían muy por debajo. La industria del porno produce más, una cifra estimada en diez mil millones de dólares anuales y en su mayor parte procedentes de internet”. Se trata de “capitalismo puro con un toque de perversión”, señala el conductor del reportaje.

Impunidad ante abusos sexuales a menores

Más adelante, David Butt, que pasó 14 años frustrantes trabajando como fiscal antipornografía para el Gobierno de Ontario, habla sobre lo limitado de los resultados al intentar combatir la pornografía infantil en el ciberespacio.

“Respecto a las imágenes de abusos sexuales a menores, calculo que el porcentaje de casos que acaban en los tribunales y en los que se detiene a los delincuentes apenas llega al 1%”, asegura.

La cuestión de fondo es que, “en Estados Unidos, la poderosa Primera Enmienda protege el material más depravado, […] ese contenido sexual por muy desagradable que te pueda resultar está amparado por la Primera Enmienda”, añade el documental.

Derek intentó arrastrar a su mujer al mundo de la pornografía, al final tuvo que buscar ayuda psicológica

Derek intentó arrastrar a su mujer al mundo de la pornografía, al final tuvo que buscar ayuda psicológica

Un adicto al porno: “prefiero porno a sexo con mi mujer”

El reportaje incluye el testimonio de un adicto al porno, Derek, que de joven tenía problemas para conectar con las jóvenes: “después de la Universidad seguía teniendo problemas para conocer chicas y, sí, la pornografía pronto se convirtió en una alternativa a salir con chicas”.

A menudo prefiero consumir pornografía antes que tener relaciones sexuales con mi mujer”, reconoce Derek.

De hecho, adictos al sexo como él pagan cada año “unos doce millones de dólares para establecer relaciones a través de una cámara web con mujeres a las que nunca han conocido”, agrega el documental.

Tras ser descubierto por su mujer, Derek, “en lugar de dejarlo, intentó introducir a su mujer en su adicción a la pornografía”, señala el conductor del programa.

“Intentamos practicar sexo mientras veíamos pornografía. La cosa no fue muy bien y me sentí muy culpable por ponerla en esa situación. Ella quería sinceramente que lo dejase. Yo le prometí que lo haría y lo dije de corazón entonces, pero no pude dejarlo”, dice él.

Al final, Derek tuvo que elegir: pornografía por internet o su matrimonio, y afortunadamente buscó ayuda psicológica.

“Internet es el crack de la adicción al sexo”

A continuación, Doris Vincent, psicóloga y psicoterapeuta en adicciones, con más de 200 pacientes, todos ellos hombres, resume su opinión sobre el consumo de porno en la red: “Internet es el crack de la adicción al sexo, la recompensa de dopamina en el organismo es muy fuerte. La persona juega con sustancias químicas muy poderosas en su cerebro”.

“En su fuero interno, el adicto a la pornografía es una persona muy atormentada, muy afligida, una persona que tiene un terrible concepto de sí misma. Y eso es algo que se remonta muy atrás en el tiempo. Se trata de una experiencia que se inicia en la infancia, continúa en la adolescencia y más allá, pero permanece soterrada”, advierte.

“Una vez que los niños alcanzan la edad de trece o catorce años, el 75% de ellos ha visto pornografía en la red”, advierte una experta

“Una vez que los niños alcanzan la edad de trece o catorce años, el 75% de ellos ha visto pornografía en la red”, advierte una experta

Niños de diez años consumiendo porno

Por otra parte, Sonya Thompson, investigadora de la Universidad de Alberta, se lamenta de que haya “muy pocas personas en el mundo investigando el efecto de la pornografía en internet sobre los niños”.

Ella dedicó dos años a recorrer las zonas rurales de Alberta para realizar su tesis doctoral sobre cuántos niños consumen pornografía y sus resultados fueron sorprendentes.

“Una vez que los niños de Alberta alcanzan la edad de trece o catorce años, el 75% de ellos ha visto pornografía en la red; y uno de cada tres de todos los chicos de octavo grado que participaron en el estudio habían visto pornografía en internet demasiadas veces para contarlas”, advierte.

En cualquier caso, “los expertos coinciden en que niños con tan solo diez años acceden habitualmente a pornografía a través de sus teléfonos móviles en todo el mundo”, se afirma en el documental.

“Los chicos se ven expuestos a imágenes sexuales explícitas a una edad cada vez más temprana, y la cuestión que debemos plantearnos es si esto influye a la hora de que estos chicos tengan un desarrollo psicológico o psicosexual saludable”, advierte David Butt.

“La red en sí misma provoca adicción y también depresión”, admite el creador de una web de sexo virtual

“La red en sí misma provoca adicción y también depresión”, admite el creador de una web de sexo virtual

Sexo virtual

Otra cuestión que se trata en el reportaje es la planteada por Brian Schuster, presidente de Red Light Center (Centro Luz Roja): “Creo que la red en sí misma provoca adicción y también depresión, y la depresión y la adicción proceden de que la gente no obtiene satisfacción con las interacciones reales”, reconoce.

Sin embargo, lo plantea como justificación a su iniciativa: “uno de los primeros sitios porno gratuitos en Estados Unidos” donde “ha invertido millones para introducir un mundo virtual de intercambio de parejas con avatares interactivos”.

“El sueño es que si el amante se encuentra a kilómetros de distancia la tecnología inalámbrica te permitirá hacer el amor con ella, de tal modo que una caricia en París se sienta instantáneamente como una caricia digital digamos en Vancouver”, dice.

“El poder adictivo de la pornografía está por todas partes si uno decide buscarlo. […] Si se pregunta si la red ha llegado demasiado lejos, probablemente la pregunta llega demasiado tarde”, sentencia al final del documental.

‘Hot Girls Wanted’ muestra como adolescentes son enganchadas al porno con la promesa de convertirse en estrellas del sexo a cambio de mucho dinero

‘Hot Girls Wanted’ muestra como adolescentes son enganchadas al porno con la promesa de convertirse en estrellas del sexo a cambio de mucho dinero

La pornografía amateur, “esclavitud”

El segundo documental, ‘Hot Girls Wanted’ (‘Se buscan chicas calientes’), narra las vicisitudes de un grupo de actrices porno amateurs de entre 18 y 19 años. En ese sentido, cabe recordar que una de las entradas más buscadas por los asiduos al porno en internet es “teen“, en referencia a las jovencitas.

Ante esa demanda, las productoras están muy pendientes de cualquier joven que esté interesada en introducirse en este mundo para ofrecerle unos cuantos euros, que acaban siendo menos de los esperados, por protagonizar uno o dos vídeos que cambiarán sus vidas para siempre.

El documental estadounidense de 2015 ‘Hot Girls Wanted’, dirigido por Jill Bauer y Ronna Gradus, que se estrenó en el Festival de Cine Sundance 2015 y se presentó en Netflix el 29 de mayo de ese mismo año, hace énfasis en la manera en que las adolescentes son enganchadas con la promesa de convertirse en estrellas del porno.

Como se puede ver en el siguiente tráiler, uno de productores de vídeos porno amateur reconoce que su objetivo son las jóvenes: “sólo trabajo con chicas nuevas en la industria, usualmente de 18 a 21”, asegura, mientras una de ellas se queja de que “ellos no se preocupan en realidad por si estás tratando de ser famosa, así que tienes que hacer lo que tienes que hacer”.

Otro de los hombres que negocian con este tipo de porno asegura que “la vida útil de una niña, en el mayor de los casos es de un año como mucho

A pesar de que otra de las jóvenes señala que le ofrecieron “dos sesiones de fotos por 2.500” dólares, define esa actividad con un contundente “esclavitud”.

“Estaba aterrorizada. No sabía qué hacer. No sabía si se le podía decir que ‘no’”, se lamenta otra de las jóvenes que aparecen en el tráiler, en relación al tipo de relaciones que le proponen. “Tanto sexo con tanta gente diferente no puede ser bueno para ti”, asegura otra.

“Jovencitas que acaban en el porno”

Webs en inglés como Deadline denuncian que se trata de “prácticas explotadoras”, según informaba Cinemanía el 3 de junio de 2015 en “‘Hot Girls Wanted’, el ‘pornocumental’ definitivo”, donde también se muestra la forma en la que Hot Girls Wanted pone de relieve la presunta degradación personal de sus protagonistas.

“Este documental le abrirá los ojos a muchos padres. […] “cualquier jovencita con una conexión a internet y el deseo de escapar de sus circunstancias puede acabar trabajando en el porno”, advierten en Variety.

Por su parte, quienes justifican este tipo de material pornográfico, lo hacen comparando esa actividad con otras como trabajadoras en cafés o panaderías. Por ejemplo, la periodista Susan Elizabeth Shepard opina sobre las condiciones laborales de las chicas que trabajan en la pornografía: “escenas que otros medios han encontrado desgarradoras expresan una profunda tristeza, sí, pero una tristeza enunciada en el mismo tono que emplearía una trabajadora de Starbucks, mal pagada y harta de su empleo precario”.

Para Amarna Miller, la actriz porno tiene que “tener claro que es una trabajadora, igual que el panadero de la esquina”

Para Amarna Miller, la actriz porno tiene que “tener claro que es una trabajadora, igual que el panadero de la esquina”

“Algunos estamos en esto porque queremos”

En la misma línea, la actriz porno española Amarna Miller se manifiesta así en Cinemanía: “en todas las reseñas de la película se habla de explotación, y esa es una palabra un poco fuerte. […] Se trata de una narrativa muy vieja: la de la pobre chica que entra en el cine X sin saber lo que le espera”, lo cual hace olvidar que “algunos estamos en esto porque queremos”.

Miller insiste en que se trata de un trabajo como otro cualquiera: “el auge de internet y las redes sociales fomentan esta clase de actitudes, no sólo en el porno. Por eso necesitas mantener tu ego bajo control, y tener claro que eres una trabajadora, igual que el panadero de la esquina”, concluye la actriz porno.

Fuente: http://www.forumlibertas.com/pornoepidemia-hot-girls-wanted-dos-documentales-denuncian-negocio-del-porno

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe