Imagina que los médicos te manden a planear el funeral de tu futuro hijo. El bebé que llevas en el vientre está condenado a morir antes de tomar el primer aliento de aire. Esa fue la historia de Lucy Jones, una mujer de 31 años que rompió la fuente a las 18 semanas del embarazo y según las estadísticas su bebé moriría antes de dar a luz.

Pero Lucy, una profesora de matemática, puso, por primera vez en su vida, los números a un lado y se dejó guiar por el instinto de madre. Todo su cuerpo le gritaba que no abortara, que luchara. Y así lo hizo ella con la ayuda de una página que encontró en internet, donde varias madres compartían experiencias similares y ofrecían soluciones y herramientas psicológicas para lidiar con el problema.

A pesar de los pronósticos médicos, Lucy empezó a luchar por su bebé. Bebía 8 litros de agua diarios para garantizar que su bebé no perdiera la fuente de la vida. Se inyectó esteroides y se mantuvo en absoluto reposo.

A las 35 semanas, Lucy dio a luz a Josh. Su miedo la paralizaba: no quería perder al bebé, no quería renunciar a él. Adolorida, encima de la camilla, solo atinó a prestarle atención al primer gemido. Al principio no sintió nada, pero en unos segundos, Josh comenzó a llorar: estaba vivo.

Josh pesó 2 kilogramos y nació sano, a pesar de los pronósticos. Sobrevivió a una vida inhóspita en el vientre con la ayuda de su mamá. Juntos abandonaron el hospital.

Hoy, ha pasado un año y Josh crece feliz y sano junto a su familia.

Su hermano lo adora.

Y sus padres estarán siempre a su lado, recordando lo agradecido que están de tenerlo

Fuente: https://perfecto.guru/rssay-auani-funeral-tu-bebe/?utm_source=espana&utm_medium=post&utm_campaign=es

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe