¿Le importa la salud mental y física de sus hijos?. Entonces, preocúpese de lo que se les enseña a sus niños en los colegios. En Chile nuestros gobiernos siguen sin cuestionamientos todos los dictámenes de la ONU, incluso los que realmente nos perjudican. Como no se ven análisis serios sobre este transcendental tema en los medios chilenos, pongamos atención a la realidad de otros países que nos llevan “delantera” y a los que Chile normalmente copia. Por ejemplo, en este video se presenta un interesante programa de la TV española, difundido el 1/03/2017.

¿Qué opina de dar clases obligatorias a niños de todos los colegios, públicos y privados, desde los primeros años, que buscan imponer en la sociedad la ideología de género. Clases fiscalizadas por representes de grupos minoritarios LGBTI (personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales)?. ¿Qué opina de que los padres no se puedan negar a estas clases, con pena de cárcel por hacerlo, arrebatándoseles a los padres el derecho a guiar a sus hijos, de acuerdo a sus principios y valores ?. Pues, en varios países ya existen leyes en este sentido.

La ideología de género se quiere imponer con el pretexto de la no discriminación y de garantizar los derechos de personas pertenecientes a las minorías LGBTI. Sin embargo, es un absurdo pretender que se garantizará igualdad adoctrinando sexualmente a la sociedad, imponiendo una ideología que contradice la biología científica y que ni siquiera goza de un mayoritario respaldo social. Lo cierto es que los derechos de las personas LGTBI, como los de cualquier otro ciudadano, ya se encuentran garantizados por la mayoría de las Constituciones nacionales. Lejos de ampliar la protección, lo que hacen estas leyes es vulnerar algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos, además de establecer nuevos derechos para determinados colectivos minoritarios, como el privilegio de usar dinero público para el adoctrinamiento sexual y la restructuración de la educación de los niños conforme a los intereses de estas organizaciones minoritarias, rompiendo así el principio de igualdad jurídica de las personas.

Con estas legislaciones totalitarias, promovidas internacionalmente, los gobiernos se adhieren a la corriente ideológica defendida por los lobbies del feminismo radical y LGBTI, cuya tesis rechaza el sexo biológico como patrón diferenciador y sostiene, irracionalmente y anticientíficamente, que el binomio natural hombre-mujer es sólo una convención social y cultural que debe ser sustituida por la libre elección de género. El impacto en los menores y en las familias, debido a la confusión identitaria y la desestructuración familiar, no hará más que facilitar el control social y la reducción poblacional pretendida por oscuros intereses globales elitistas que manipulan las cúpulas de los movimientos de feminismo radical y LGBTI.

Hay una minoría de niños que se desorientan respecto a su sexo cuando sufren desbalances hormonales en la etapa de desarrollo (¿e influencias hormonales externas?), un desorden pasajero que en la gran mayoría de los casos converge al sexo biológico real, cuando se estabilizan naturalmente los niveles hormonales al completar la pubertad. Con las nuevas leyes que se están promocionando, a estos niños desorientados y adoctrinados, sin el consentimiento de los padres, se les podría condicionar para suplantar su sexo biológico y forzar un sexo que no les correspondería naturalmente, suplementando hormonas impropias en una fase crítica del desarrollo (impidiendo así la estabilización natural) e incluso se les puede llegar a practicar cirugías irreversibles de “cambio de sexo”, las que muchas veces causan trastornos psicológicos que en el futuro terminan en suicidio.

¿Qué pasa con el impacto en el desarrollo de los niños del bombardeo hormonal feminizarte de la dieta moderna y el uso masivo de productos químicos con efectos de disrupción endocrina que alteran el sistema hormonal (que entre otros efectos; causan alteraciones y enfermedades neurológicas, en adultos reducen la fertilidad, causan obesidad, diabetes y cáncer)?. Se implanta hormonas al ganado que comemos para fomentar su crecimiento y mejorar la rentabilidad, la soya que está en la gran mayoría de los “alimentos” procesados es un fitoestrógeno (es reconocida por el organismo como hormona femenina), muchos productos químicos presentes en artículos de uso común también causan disrupción endocrina (BPA, ftalatos, atrazina, dioxina, perclorato, retardantes de fuego, PFCs, pesticidas organofosforados, éteres de glicol, plomo, mercurio, arsénico…)

Algunos links:

» http://www.bit.ly/Bachelet_impone_ideologia_de_genero
» Libro: http://www.bit.ly/Adoctrinamiento_IG_en_Espana
» http://www.bit.ly/Ideologia_de_Genero–youtube
» http://www.bit.ly/El_siglo_del_yo
» http://www.bit.ly/Ideologia_Degenerada

Fuente: https://vimeo.com/207047011

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe