El Senado canadiense aprobó la pasada semana un proyecto de ley que, impulsado por el Gobierno liberal de Justin Trudeau, establece sanciones para aquéllos que manifiesten públicamente su oposición a la ideología de género. La norma, que fue ratificada con 67 votos a favor y 11 en contra y sin la introducción de enmienda alguna, ha sido criticada en los últimos días por diversas asociaciones canadienses y algunos profesores de universidad.

El proyecto de ley, semejante a los que se han promulgado en algunas comunidades autónomas españolas, incluye los términos ‘expresión de género’ e ‘identidad de género’ en el Código de Derechos Humanos de Canadá y en la sección de odio del Código Penal. De este modo, prevé que las personas que nieguen o refuten la teoría de género puedan ser encarcelados, multados u obligados a someterse a tratamientos ‘anti-prejuicios’ por delitos de odio.

Tras la aprobación en el Senado del proyecto de ley, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, mostró su entusiasmo a través de Twitter. ‘Grandes noticias: El proyecto de ley C-16 ha sido aprobado en el Senado, convirtiendo en ilegal la discriminación basada en identidad de género o expresión’, manifestó Trudeau, cuya propuesta de ley es, de acuerdo con los críticos, tiránica.

Después de que el proyecto de ley fuese aprobado en el Senado sin enmienda alguna, sólo requerirá del refrendo de la Casa de los Comunes – aglo más que probable – para tornarse en ley.

Un proyecto de ley que impone un ‘discurso oficial’

Las críticas al proyecto de ley han arreciado tras su aprobación en el Senado canadiense. Así, uno de los más activos detractores de éste ha sido el profesor de psicología de la Universidad de Toronto Jordan Peterson, quien ha acusado a Trudeau de servirse de miembros de la comunidad transgénero para ‘impulsar sus postulados ideológicos’.

El mismo Peterson expresó, a través de su cuenta personal de Twitter, su indignación por la aprobación del proyecto de ley: ‘El Senado aprueba el proyecto de ley C-16 sin enmiendas y con 67 votos a favor y 11 en contra. El discurso obligatorio ha llegado a Canadá. Nos arrepentiremos seriamente de esto’.

El abogado canadiense Jared Brown abundó en la misma idea que Paterson; una idea que estriba en la seguridad de que el proyecto de ley C-16 va a suponer la imposición de un discurso oficial en Canadá. ‘Si intentas rechazar esa teoría, puedes ser llevado ante la Comisión de Derechos Humanos o encontrarte potencialmente culpable de un delito de odio. Para resumir, en el ámbito del género, vamos a tener un discurso único impuesto por el Gobierno’, advirtió Brown, poniendo de manifiesto el carácter tiránico de la norma.

También la principal organización provida canadiense, ‘Campaign Life Coalition’, ha adoptado una actitud beligerante hacia esta nueva imposición ideológica. En declaraciones a Life Site News, su vicepresidente, Jeff Gunnarson, mostró la pasada semana su malestar por la aprobación del proyecto de ley, al que ha motejado de ingeniería social: ‘Este proyecto de ley tiránico no es sino ingeniería social impuesta en nombre de la corrección política’.

En este sentido, Gunnarson apuntó el verdadero objetivo de la ley: ‘Esta ley no va a usarse como un escudo para defender a los vulnerables transexuales, sino como un arma con la que aporrear a la gente de fe o a los librepensadores canadienses que se nieguen a rechazar la verdad’.

Fuente: http://gaceta.es/noticias/senado-canadiense-aprueba-proyecto-ley-obliga-aceptar-ideologia-genero-21062017-1225

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe