“Los niños nonatos son personas constitucionales”, sostiene La Revista Jurídica de Harvard (Harvard Journal of Law y Public Policy) en una notable publicación del mes pasado.

El “principal foro de la nación para la investigación jurídica conservadora y libertaria”, según su sitio web, dijo en su informe que los niños nonatos de hecho están bajo la protección de la Decimocuarta Enmienda.

La Decimocuarta Enmienda, adoptada en 1868, sostiene que “Ningún Estado puede privar a la persona de su vida, libertad o propiedad, sin un debido proceso legal; ni negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección legal igualitaria”.

La pregunta de si la “vida” incluye la vida nonata ha sido el eje del debate pro-vida que se llevó a cabo en los tribunales durante años.

El estudiante de Derecho de Harvard, Joshua Craddock, desafió las premisas de los lados pro-aborto y pro-vida del debate en este artículo (en inglés).

Desde la ley abortista Roe vs. Wade, las decisiones proaborto del tribunal se han basado principalmente en la afirmación de que se desconoce si el niño no nacido constituye una vida, informó The Stream, por lo que el tribunal normalmente ha dicho que “no constituye una vida”.

Del mismo modo, el argumento de Craddock también cuestiona la posición conservadora -a menudo originalista- de que la Constitución no trata con la naturaleza de la persona nonata.

Craddock cree que ambos lados están equivocados y que el significado “original” de la Constitución incluye el derecho del niño nonato a la vida.

Él alega mediante tres premisas que la enmienda incluye al nonato: Lo que la palabra “persona” significó cuando se redactó la Enmienda, las leyes anti-aborto de la época, y lo que la gente que escribió la enmienda dijo al respecto.

El artículo declara en parte:

Podríamos buscar diccionarios de uso legal y común, el contexto de la tradición inglesa del common law, y casos que intentaron interpretar el significado del texto de una manera consistente con el significado original.Utilizando esta metodología, es razonable interpretar la Decimocuarta Enmienda para incluir la vida prenatal.La estructura del argumento es simple: el uso por parte de la Decimocuarta Enmienda de la palabra “persona” garantiza el debido proceso e igual protección a todos los miembros de la especie humana. Los niños por nacer son miembros de la especie humana desde el momento de la fecundación. Por lo tanto, la Decimocuarta Enmienda protege a los niños por nacer.Si se concede la premisa menor (de que los seres humanos por nacer son miembros de la especie humana), todo lo que debe demostrarse es que el término “persona”, en su sentido público original en el momento de la adopción de la Decimocuarta Enmienda, se aplicó a todos los miembros de la especie humana.

Craddock concluyó que los estados que permiten abortos violan la Constitución y que una autoridad superior debe actuar para proteger las vidas de los niños nonatos.

Si Craddock está en lo correcto, sostiene el informe de The Stream, la Corte Suprema puede finalmente basar sus decisiones en lo que la Constitución supone sobre el nonato.”La Decimocuarta Enmienda”, concluyó Craddock, “iba a ser un nuevo nacimiento de libertad para todos los seres humanos”.

Fuente: https://www.lifesitenews.com/news/harvard-legal-journal-just-shattered-arguments-for-legal-abortion

Noticias Recientes

Buscar noticias dentro de conapfam.pe